Conecta con nosotros

Noticias

La cadena de suministro global no se recuperará hasta 2023

Publicado el

Que la pandemia por la Covid-19 aún no ha terminado es una realidad. De hecho, más allá de sus trágicas consecuencias sanitarias, la economía sigue en muchos aspectos contenida. La cadena de suministro global no avanza y la crisis de componentes no remite.

Los puertos chinos siguen atascados pese al pequeño alivio de las últimas semanas, y la escasez de productos de todo tipo, incluido los tecnológicos y los electrodomésticos, ya es una realidad en la inmensa mayoría de países.

La empresa de logística internacional DHL lo tiene claro: no será hasta bien entrado 2023 cuando el comercio internacional recupere el ritmo normal que tenía en 2019, los meses previos a la pandemia que paralizó el mundo. Según DHL, la `congestión portuaria´ disminuirá a partir del año próximo a medida que se vayan entregando y vaciando los contenedores y la demanda de cargadores se suavice.

«Va a disminuir en 2023, pero no va a volver a 2019», ha declarado Tim Scharwath, director ejecutivo de DHL Global Forwarding y añade, “no creo que vayamos a volver a esta situación de exceso de capacidad donde las tasas eran muy bajas. La infraestructura, especialmente en los Estados Unidos, no va a mejorar de la noche a la mañana, porque los desarrollos de infraestructura llevan mucho tiempo».

Aunque ahora sí parece que la pandemia ofrece síntomas de agotamiento, al menos en sus efectos más graves sobre la salud, los brotes de coronavirus de 2021 y las consecuentes restricciones llevaron a muchas empresas a disponer de una drástica merma en el número de trabajadores.

Una fuerza bruta indispensable para que la cadena de suministro transcurra con facilidad y la logística empresarial de las corporaciones no se vea ralentizada e incluso parada por momentos. También ha habido casos este 2022 con casos como el de Shenzen que tuvo que detener la producción de chips y componentes por un nuevo confinamiento

Esto también llevó a que los contenedores sufrieran niveles de precio récord en sus tarifas. Por ejemplo, un contenedor de carga de China a Los Ángeles llegó a costar más de 12.000 dólares, un 800% más que en tiempos pre-Covid. Aunque la situación, como decimos, se ha aliviado mínimamente la no normalidad del puerto clave de Shangai sigue retrasando las cargas y descargas de productos. La reapertura de este centro financiero y manufacturero chino se espera, según DHL, a medida que se envíen más productos desde Asia a Estados Unidos y Europa para antes de las vacaciones de fin de año.

Según las previsiones, los puertos de Estados Unidos deben prepararse para un aumento en las importaciones en los próximos meses, esperando que los envíos se mantengan cerca del récord de marzo de 2,34 millones de contenedores de 20 pies, según la Federación Nacional de Minoristas. Además, deben mirar lo que está pasando en Europa dónde importantes puertos comerciales como los de Hamburgo (Alemania) y Rotterdam (Países Bajos) están empezando a congestionarse el estar llegando cada vez más cargas desde Asia tras la apertura mínima de sus puertos lo que podría agravarse si los puertos asiáticos recuperan la normalidad rápidamente en los próximos meses.

«Cualquier situación de estrés, no importa en qué parte del mundo, tendrá influencia en otras partes de la cadena de suministro”, ha comentado Tim Scharwath. A finales de 2021, los pedidos de buques portacontenedores era del 9,8% de la flota existente en el mundo, unos 6,5 puntos más que el año anterior.

Lo más leído

Suscríbete gratis a MCPRO

La mejor información sobre tecnología para profesionales IT en su correo electrónico cada semana. Recibe gratis nuestra newsletter con actualidad, especiales, la opinión de los mejores expertos y mucho más.

¡Suscripción completada con éxito!