Intel anuncia nuevo diseño de procesadores contra Meltdown y Spectre

Meltdown y Spectre

Intel ofrecerá a finales de 2018 protección basada en hardware para la 8ª generación de procesadores Intel® Core™, haciendo frente a las vulnerabilidades identificadas por Google Project Zero conocidas como Meltdown y Spectre.

Así lo ha anunciado Brian Krzanich, CEO de Intel Corporation, en un comunicado donde ha agradecido el compromiso y los esfuerzos realizados por miles de personas de todo el sector, incluyendo sus partners, “colaborando incansablemente para cumplir con una prioridad común: proteger a los clientes y a sus datos”, en un entorno de la seguridad que “se encuentra en constante evolución donde siempre van a seguir surgiendo nuevas amenazas”.

Krzanich explica que ya han lanzado las actualizaciones del microcódigo para el 100% de los productos Intel comercializados durante los últimos cinco años y que requieren protección contra las vulnerabilidades que utilizan el método de canal lateral descubiertas por Google.

Con estas actualizaciones ya disponibles, el ejecutivo anima a todas las personas a que se aseguren de tener sus sistemas siempre actualizados, porque “éste es uno de los mecanismos más sencillos para encontrarnos protegidos”, explica. Al tiempo, ha aprovechado para ofrecer más información sobre el trabajo que están realizando a nivel de hardware para proporcionar protección contra estas vulnerabilidades en el futuro.

El CEO de Intel explica que seguirán ocupándose de la Variante 1 mediante mitigaciones de software. Además, han rediseñado partes del procesador para incorporar nuevos niveles de protección mediante particionamiento que van a proteger contra las Variantes 2 y 3. Este particionamiento será como unos “muros protectores” adicionales entre las aplicaciones y los niveles de privilegios de los usuarios que crean un obstáculo para las personas malintencionadas.

Estos cambios comenzarán a implementarse en la próxima generación de procesadores escalables Intel® Xeon® (con nombre de código Cascade Lake) y en la 8ª generación de procesadores Intel® Core™ que esperan empezar a distribuir durante el segundo semestre de 2018. “A medida que ofrecemos al mercado estos nuevos productos, es esencial garantizar que ofrecen las mejoras de rendimiento que las personas esperan de nuestros productos. Nuestro objetivo no se limita a ofrecer un rendimiento mejor, sino también el más seguro”, asegura Krzanich, no sin prometer “considerar a los clientes como lo más importante, poner en marcha de unas comunicaciones trasparente y puntuales y garantizar de una seguridad permanente”.