Impresoras multifunción, ¿son verdaderamente imprescindibles?

Las impresoras multifunción se han convertido en una especie de sistemas todo en uno que no sólo son capaces de sacar adelante grandes flujos de trabajo, sino que además permiten disponer de un conjunto avanzado de prestaciones que resulta atractivo para la mayoría de las empresas.

Esto no admite discusión, sin embargo vemos que conviven a la perfección con soluciones monofunción que también pueden cubrir perfectamente necesidades concretas, una realidad que nos lleva a preguntarnos si realmente son imprescindibles las impresoras multifunción.

Es un tema muy interesante que queremos analizar a fondo, ya que creemos que las conclusiones de este artículo os ayudarán a poner en perspectiva el tema y a enfrentar futuras renovaciones del entorno de impresión de vuestra empresa.

Impresoras multifunción, una opción muy recomendable

Desde un punto de vista estricto está claro que elegir una impresora multifunción no tiene porque ser imprescindible, ya que todo depende siempre de las necesidades reales de cada empresa y de sus grupos y departamentos de trabajo.

Partiendo de esa base debemos tener claro no obstante que las impresoras multifunción aportan un valor claro y que en la mayoría de los casos son una inversión más rentable, ya que resultan más versátiles y por ello suelen tener una mayor vida útil.

Decimos esto porque con una impresora multifunción HP disponemos de todas las características que puede llegar a necesitar cualquier empresa; copia, escáner y fax, además de otras más avanzadas como impresión móvil, conectividad WiFi y NFC, aunque éstas últimas también están presentes en la mayoría de soluciones monofunción de HP.

La clave está en el valor que aportan esas tres características (escáner, copia y fax) y en la flexibilidad que aportan en una impresora multifunción. Con ellas podremos centralizar todo el flujo de trabajo de nuestra empresa directamente sobre ella y no tendremos que comprar accesorios ni hacer modificaciones si se producen cambios profundos en nuestro entorno de trabajo.

Con una impresora monofunción puede ocurrir precisamente todo lo contrario. Es probable que a corto plazo cubra con una serie de necesidades concretas de forma adecuada, pero no se adaptará bien a futuros cambios y puede acabar siendo inadecuada si cambian las necesidades de impresión del grupo o departamento que la utiliza.

En conclusión, a la hora de decidir entre una monofunción y una multifunción debemos hacer una mirada a largo plazo de nuestras necesidades reales, y si tenemos dudas lo mejor es optar por una multifunción.