Impresión segura; datos que confirman su importancia

La impresión segura debe ser uno de los principales objetivos de cualquier empresa que aspire a conseguir un entorno de impresión totalmente optimizado y eficiente.

Una impresora desprotegida puede servir de puerta de entrada a los cibercriminales y un ataque podría acabar comprometiendo la seguridad de toda nuestra red corporativa, un problema del que muy pocas empresas son realmente conscientes.

Como confirma este estudio sólo un 16% de las empresas cree que una impresión no segura representa un riesgo elevado para la seguridad, pero la realidad es que los ataques contra dispositivos de impresión han crecido notablemente durante los últimos años y la impresión segura se ha convertido en algo imprescindible.

En este artículo queremos concienciar sobre la importancia que tiene la impresión segura en el sector profesional repasando algunos datos interesantes:

  1. El robo de datos corporativos tiene un coste medio de 3,5 millones de dólares. La falta de medidas de seguridad en la impresión puede producir daños graves que afectarán económicamente a nuestra empresa, a la imagen de la misma y a su credibilidad, claves que pueden marcar la diferencia entre el éxito y el fracaso.
  2. La impresión móvil ha crecido enormemente, pero es necesario cuidar este tipo de funciones avanzadas para poder trabajar con confianza, evitando exponer la red a amenazas de seguridad y a posibles ataques que puedan acabar en un importante robo de datos, que puede ser puntual o continuado.
  3. El incumplimiento de las directrices legales en materia de seguridad tiene un coste medio de 13,7 millones de dólares. No proteger nuestras impresoras de acuerdo con la normativa vigente no supone sólo un riesgo de seguridad, sino que también nos expone a multas y sanciones.
  4. Aproximadamente el 65% de las brechas de seguridad se deben a accidentes. Si un trabajo de impresión cae en las manos equivocadas las consecuencias son imprevisibles, ya que depende del tipo de documento y de su contenido, pero puede acabar suponiendo un problema muy grave.
  5. El 53% de los responsables de IT saben que las impresoras son vulnerables al cibercrimen, y el 73% de los CISO prevén sufrir una brecha en la seguridad de la información en el plazo de un año, según el “Estudio global anual de seguimiento de la seguridad de las IT” realizado por Ponemon Institute en marzo de 2015.
  6. Aproximadamente el 90% de las empresas pierden datos por una impresión no segura. Este porcentaje se puede reducir reforzando la seguridad de nuestro entorno de impresión con medidas accesibles y fáciles de utilizar.
  7. Una infección por malware puede suponer costes millonarios en datos e información, y puede dejar totalmente inutilizado nuestro entorno de trabajo. Los costes para devolverlo a la normalidad serán también muy altos.