8 de diciembre de 2016

MuyComputerPRO

Más allá del Green IT

Más allá del Green IT

Más allá del Green IT
junio 02
10:47 2009

La denominada Informática Verde está de moda, pero ¿cuándo es el mejor momento para aplicarla? Wijnhoven, responsable de RSC en Océ, cree que lo ideal es tenerla en cuenta en la fase del diseño de los productos, el llamado Eco-diseño, si no se hace en este momento, luego será más difícil. Los motivos de colaborar con el medio ambiente no son simplemente por responsabilidad social, sino también para adaptarse a la demanda.

 

 

 

 

 

Prestar atención a asuntos como la reducción del consumo energético, la utilización de materiales resistentes y duraderos, la protección de las personas o la posibilidad de reutilizar componentes al desarrollar nuevos productos son temas que cada vez preocupan más. La sostenibilidad comienza desde la fase de diseño y producción de cualquier producto, pues pretenderlo hacer una vez se ha fabricado resulta mucho más caro y complejo. El coste del impacto del producto en la sociedad y su entorno debe ser tenido en cuenta desde su concepción. Por ello, el diseño sostenible no debe ser sólo una actitud, sino una parte integral del proceso de fabricación.

La preocupación por el medio ambiente es un importante factor social y económico, materializado en el término Green TI, o tecnologías verdes. Tanto por cuestiones de responsabilidad social como de protección del entorno, o por estar en línea con la conciencia de sus propios clientes (que cada vez más exigen productos sostenibles), las empresas punteras están dejando de mirar hacia otro lado en el asunto de la contaminación y la emisión de residuos.

Sistemas sostenibles

 

Hay varios vínculos muy claros entre la RSE y el área de I+D, siendo uno de los principales un diseño de los productos que respete el entorno. Otro de los lazos entre RSE e I+D se encuentra en la comunicación transparente entre sociedad e I+D. Muchas empresas ofrecen a la sociedad herramientas proactivas para comunicar a los departamentos de I+D las necesidades y preocupaciones sobre el uso de los productos, sirviendo esta comunicación para desarrollar soluciones que se adapten mejor a las necesidades de un mercado que evoluciona y es cada vez más exigente.

 

 

 

La sociedad debe ser consciente de la importancia del valor “marca sostenible” y para conseguirlo, las administraciones públicas han de promover medidas en este sentido, pues la concienciación de la empresa y la industria no basta para que la sociedad encuentre otras motivaciones aparte de la relación calidad/precio de un producto, pues hay que conseguir que, además de fijarnos en el precio, nos fijemos en qué condiciones y con qué materiales se han fabricado los productos que consumimos.

Es necesario adoptar todas las medidas necesarias para que los productos tengan el menor impacto sobre el medio ambiente y es el eco-diseño lo que permite, entre otras ventajas, la posibilidad de reutilización de las diferentes partes de un producto.

La necesidad de mejora de los productos se hace con una visión global que implica un compromiso con la sociedad para ofrecer que dichos productos cumplan con los estándares más exigentes, por ello cada producto que se comercialice ha de:

– Cumplir con toda la legislación relevante sobre seguridad en los países en los que son comercializados.

 

– Evitar la emisión de posibles sustancias peligrosas.

 

 

 

 

– No ser cancerígenos, mutagénicos o toxicoreactivos para los humanos.

 

– Que sea valorado y aprobado por expertos e instituciones independientes.

 

– Ha de ir acompañado de la adecuada información sobre salud, seguridad y medio ambiente dirigida a todos los stakeholders o grupos de interés.

Otro factor determinante es que la elección de materias primas minimicen los riesgos durante su utilización por parte de empleados y clientes. Además, dichos materiales deben ser sostenibles a nivel medioambiental.

En gestión documental, la eficiencia energética, el uso de papel reciclado con garantías de calidad, que aproveche toda la superficie de impresión y la reducción o compensación de las emisiones de ozono son características exigibles a un sistema de impresión que sea respetuoso con el medio ambiente. De esta forma, no sólo se mejora la salud del planeta y de las personas, sino que los usuarios también resultan beneficiados al ahorrar gastos en papel y disponer de un producto con una vida útil más larga.

 

Luc Wijnhoven, director financiero y máximo responsable del área de RSC de Océ-España.

 

About Author

Redacción

Redacción

Articulos relacionados

Suscríbete gratis a MCPRO

La mejor información sobre tecnología para profesionales IT en su correo electrónico cada semana. Recibe gratis nuestra newsletter con actualidad, especiales, la opinión de los mejores expertos y mucho más.

¡Suscripción completada con éxito!