Analizamos el Intel Core i9-12900K, el más potente de los Alder Lake-S

Intel Core i9-12900K

El Intel Core i9-12900K es el procesador tope de gama de la serie Alder Lake-S, una generación de CPUs de alto rendimiento que marca, sin duda, el mayor salto que ha dado Intel en los últimos años, gracias a la adopción de un nuevo diseño híbrido que, como ya os contamos en su momento, combina un bloque de núcleos de alto rendimiento con un bloque de núcleos de alta eficiencia.

Gracias a la unión de diferentes tipos de núcleos, Intel ha llevado a cabo una apuesta por la especialización que está llamada a marcar el futuro de la industria, y que nos permitirá disfrutar de lo mejor de dos mundos muy distintos: el excelente valor consumo-rendimiento de los núcleos de alta eficiencia, y la potencia de los núcleos de alto rendimiento.

Análisis Intel Core i9-12900K

A nivel de microarquitectura, el Intel Core i9-12900K también representa una evolución importante frente a la generación anterior. Es el sucesor directo del Intel Core i9-11900K, un chip fabricado en 14 nm+++ que utiliza la arquitectura Cypress Cove, y que estaba configurado con 8 núcleos y 16 hilos.

A diferencia de aquél, el Intel Core i9-12900K está fabricado en proceso de 10 nm SuperFin, lo que conocemos ahora como Intel 7, tiene 8 núcleos de alto rendimiento con tecnología HyperThreading (16 hilos) y 8 núcleos de alta eficiencia, lo que nos deja un total de 24 hilos. Utiliza la arquitectura Golden Cove en sus núcleos de alto rendimiento, y Gracemont en sus núcleos de alta eficiencia.

De lo anterior podemos extraer varias claves importantes. El Intel Core i9-12900K no solo ofrece un IPC superior y un mayor rendimiento multihilo, sino que además, utiliza un nodo más avanzado (el nodo de 10 nm de Intel supera en densidad de transistores al de 7 nm de TSMC) y está diseñado para afrontar, de una manera más eficiente, distintas cargas de trabajo. Como veremos más adelante, también se integra en una plataforma más avanzada, que es compatible con los estándares de última generación.

A grandes rasgos, el Intel Core i9-12900K es una clara apuesta por la especialización, y por la creación de valor más allá del rendimiento bruto. La integración de núcleos de alta eficiencia ha sido un movimiento que ha generado muchas dudas, pero como vamos a descubrir en este artículo, al final se ha confirmado como una decisión correcta que, a mi juicio, está llamada a marcar el futuro del sector porque, al final, no todo se reduce a la potencia.

Tienes el análisis completo del procesador y comparativas en MC ¡No te lo pierdas!