Conecta con nosotros

A Fondo

Teclados mecánicos: pros, contras y los mejores para los programadores

Publicado el

Para muchos programadores, contar con un buen teclado, sobre el que van a pasar largas horas de trabajo es fundamental. ¿Y cómo es un buen teclado en este caso? Por supuesto, cómodo y en la medida de lo posible, ergonómico pero también rápido y ligero. Además y por las necesidades propias de este tipo de profesionales, contar con extras como “teclas programables” resulta muy interesante.

En los últimos años y en buena parte, impulsado por el sector del gaming se han puesto de moda los teclados mecánicos, más precisos que los de membrana para muchos juegos. ¿Tienen sentido en el mundo de los programadores?

MCPRO Recomienda

Transformación Digital en España 20 casos de éxito en 2020
Descubre cómo las empresas se reinventan tras la pandemia ¡Descárgate la guía!
Tendencias de inversión TIC en 2021 ¡Descárgate el informe!

Lo cierto es que, más allá de gustos personales, a la hora de escribir durante varias horas, este tipo de teclados tienen sus propias particularidades. Si nunca hemos utilizado uno antes, lo primero que vamos a percibir va a ser un cambio en nuestra velocidad de escritura…que puede ser sustancial hasta que nos acostumbremos al entorno nuevo.

Uno de los motivos por los que los teclados slim de membrana son tan populares, es que gracias a sus teclas bajitas, resulta muy sencillo, desde el primer momento, ganar en velocidad de escritura, por lo que también se evitan con más facilidad las pulsaciones erróneas. En los mecánicos en cambio, con una altura de tecla de hasta 3 cm más, puede suponer un problema al principio, ya obliga al usuario a permanecer con las muñecas más levantadas… en una posición en a la que puede que no esté acostumbrado a trabajar.

Sin embargo, con el tiempo, el usuario no solo va a recuperar la velocidad anterior al cambio, sino que acabará descubriendo que puede llegar a escribir incluso más rápido. Esto se debe a que en los teclados mecánicos, que funcionan con interruptores, no es necesario realizar el recorrido de la tecla completo, sino que bastará con una leve pulsación.

Además de esa experiencia “sobre la tecla” el teclado mecánico aporta otras ventajas al programador: una mejor construcción, que le hace ser mucho más resistente y duradero (los interruptores se degradan menos con el tiempo que las membranas); y por supuesto, una altísima personalización que no vamos a encontrar en ningún teclado de membrana.

¿Son entonces todo ventajas? No tan rápido. Los teclados de membrana son en primer lugar, mucho más silenciosos, ya que no disponen de un interruptor que al pulsarlo haga ruido. Y es verdad que hay ciertas configuraciones mecánicas “silenciosas”, pero si no nos gusta escuchar el “clic clic” del teclado, desde luego un mecánico no va a ser lo mejor para nosotros.

La otra gran ventaja por supuesto es el precio. Por menos de 30 euros es posible conseguir un gran teclado de membrana, sobre el que escribir a gran velocidad y durante bastante tiempo. Si nos desplazamos sin embargo al terreno mecánico, no vamos a conseguir una experiencia equivalente por menos de 80 euros…por lo que si para nosotros la durabilidad no es un plus a tener en cuenta tal vez prefiramos “estrenar” teclado más a menudo.

Dicho lo cual, veamos a continuación qué teclados resultan en estos momentos más interesantes para un profesional que se dedica al mundo de la programación. Muchos, por sus carácter programable, coincidirán con esos teclados de gaming llenos de luces y colores. Pero no os asustéis: podemos programarlos para ocultar esa “explosión visual”. Veamos a continuación los que resultan más interesantes en estos momentos.

El más completo: Razer Blackwidow Elite

El Razer Blackwidow Elite tiene todo lo que necesita un programador. Este teclado mecánico nos promete una vida útil de más de 80 millones de pulsaciones, iluminación personalizable para todas las teclas, construcción de calidad militar y reposamuñecas ergonómico y desmontable en caso de que no lo queramos utilizar.

El teclado incluye además una salida doble de audio en el lateral izquierdo del cuerpo, a través de los cuales podremos conectar unos auriculares USB 2.0 o jack 3,5 mm. A la hora de teclear a toda velocidad, el software de Razer ofrece un reconocimiento Multi-táctil de hasta diez teclas simultáneas, por lo que la precisión es perfecta, al reconocer prácticamente cualquier combinación en la que podamos pensar. Por supuesto, ofrece una gran cantidad de posibilidades a la hora de trabajar con macros, mejorando la productividad de los desarrolladores. En MC puedes leer el análisis completo que hemos hecho.

 

El más compacto: Obinslab Anne Pro 2

Si es modelo de Razer es completo, este de Obinslab ofrece muchas de sus funcionalidades, en un tamaño mucho más compacto. Con una reducción de hasta el 60% con respecto a las dimensiones de un teclado tradicional, resulta ideal para los programadores que cuentan bien con un espacio de trabajo reducido, bien que se ven obligados a viajar con frecuencia y desean poder llevarse su propio teclado mecánico con comodidad.

La retroiluminación RGB es totalmente personalizable a través del software integrado. Los interruptores Gateron Brown que ofrece por defecto son ligeros y sensibles ofreciendo pulsaciones bastante largas, lo que debería ayudar a prevenir pulsaciones accidentales; además respuesta táctil es muy agradable cada vez que pulsamos una tecla. En el caso de que estos interruptores no nos convenzan, la marca nos permite elegir entre una gran variedad.

Al ser un teclado pensado para la movilidad, la ergonomía no es su punto fuerte, pero incluso así, es una gran opción para todos aquellos que necesitan escribir a toda velocidad.

 

El más ergonómico: Kinesis Freestyle Edge RGB

Los amantes de los teclados ergonómicos y que además, quieren entrar en el mundo “mecánico” tienen en este Kinesis Freestyle Edge RGB, una de las mejores opciones del mercado.

Además de contar con teclas texturizadas realmente estables, ofrece un reposamuñecas desmontable construido en felpa, por lo que la sensación es muy agradable. Además el teclado se puede dividir por la mitad, de modo que el usuario puede posicionar cada una de las mismas en la posición que le resulte más cómoda para trabajar.

La experiencia de escritura es muy ligera, ya que incorpora por defecto interruptores Cherry MX Brown, que además incluyen un pequeño bump que favorece la activación de las teclas. La iluminación RGB es personalizable y permite programar macros desde el software que integra.

El más programable: Corsair K95 RGB PLATINUM XT

¿Hemos venido a programar o no hemos venido a programar? Si eres de los que disfruta de los atajos de teclado y sabe sacar el máximo partido a las macros, entonces el Corsair K95 RGB PLATINUM XT es desde luego para ti.

Como todos los que hemos destacado en este artículo, la construcción es excelente y como algunos de los mismos, incluye un reposamuñecas acolchado que favorece el trabajo durante muchas horas. Ofrece por defecto interruptores Cherry MX Blue, por lo que la pulsación de la tecla es corta y bastante ligera.

Este teclado en particular, Corsair ofrece toda una fila de teclas dedicada a macros y gracias al software que incluye, nos permite “remapear” el teclado por completo en función de nuestras preferencias. Además y en función del programa o lo que vayamos a hacer, nos permite guardar distintos perfiles en su memoria interna.

El más económico y de calidad: Razer BlackWidow Lite

Como hemos contado al principio de nuestro reportaje, los teclados mecánicos son generalmente bastante más caros que los de membrana. Dicho lo cual, no siempre es necesario gastarse los casi 200 euros que cuestan la mayoría de los teclados que hemos visto hasta ahora y si nuestro presupuesto es ajustado, el Razer BlackWidow Lite es una de las mejores alternativas que podemos considerar.

Bien construido y compacto, para hacerlo más económico, Razer elimina algunas de sus opciones de personalización más conocidas, como el poder jugar con colores RGB para optar por una luz blanca de fondo cuya intensidad puede ajustarse desde el propio teclado.

Los interruptores que incluye son los Razer Orange, muy similares a los Cherry MX Brown, lo que ofrece gran velocidad, y un recorrido de tecla bastante corto, ofreciendo además una buena respuesta táctil. Aunque no ofrece teclas macro dedicadas, todas las teclas son programables, por lo que desde luego es un gran dispositivo que considerar.

Periodista tecnológico con más de una década de experiencia en el sector. Editor de MuyComputerPro y coordinador de MuySeguridad, la publicación de seguridad informática de referencia.

Lo más leído

Suscríbete gratis a MCPRO

La mejor información sobre tecnología para profesionales IT en su correo electrónico cada semana. Recibe gratis nuestra newsletter con actualidad, especiales, la opinión de los mejores expertos y mucho más.

¡Suscripción completada con éxito!