Conecta con nosotros

Noticias

Silicon Valley no consigue poner freno a la propaganda talibán

Publicado el

La caída de Kabul en poco menos de una semana y la precipitada salida de Estados Unidos de Afganistán, se ha convertido en un problema de primera magnitud para el mundo.

Pero en los 20 años que han transcurrido entre el primer gobierno de los talibanes y esta más que probable segunda etapa, muchas cosas han cambiado si no en lo fundamental, si en la forma de actuar de un grupo de fanáticos, que han encontrado en la tecnología y las redes sociales un inesperado aliado. Y es que redes como Facebook, Twitter, YouTube o WhatsApp llevan años contribuyendo a amplificar su mensaje y extender por el mundo su visión, tremendamente reduccionista, del Islam.

MCPRO Recomienda

Transformación Digital en España ¡Participa y envíanos tu caso de éxito!
Tendencias de inversión TIC en 2021 ¡Descárgate el informe!

Ahora y como si los gigantes de Silicon Valley acabasen de despertarse de un mal sueño, se han dado cuenta de que con los talibanes, tienen un problema con el que no va a ser fácil lidiar.

¿Cerco a la influencia on-line del mundo talibán?

A medida que los acontecimientos se han ido precipitando a lo largo de los últimos días, las grandes plataformas tecnológicas se han visto “obligadas” a hacer examen de conciencia y, ante la presión pública, rendir cuentas acerca de los esfuerzos que están haciendo para limitar la propaganda talibán.

De todas ellas, la que de momento parece que ha mostrado una mayor contundencia es TikTok. Según informan representantes de la red social china, la presencia de estos grupos siempre ha estado prohibida en la plataforma y no se espera que esa postura vaya a cambiar a corto o medio plazo.

Más ambigua es sin embargo la postura de Facebook. En declaraciones a la CNBC, han asegurado que cuentan con un “equipo dedicado de moderadores de contenido” cuyo objetivo principal es eliminar cualquier publicación que pueda asociarse con los talibanes o grupos afines. De hecho los talibanes han sido incluidos por Facebook dentro de su grupo“Personas y Organizaciones Peligrosas” lo que en teoría implica una vigilancia especial de sus actividades en la Red.

Y si bien esto es así, la compañía de Mark Zuckerberg ha sido blanco de todas las críticas esta semana, por el uso que estos grupos terroristas han hecho de WhatsApp para coordinar sus acciones. Pese a que desde Facebook indican que no permiten que los talibanes utilicen su plataforma de mensajería instantánea, lo cierto es que hay pruebas abrumadoras que apuntan que esta es la plataforma utilizada por el grupo y desde la que han informado a la población de Kabul que se preparaban para la conquista de la ciudad.

Cuestionados sobre este extremo, según Motherboard la compañía habría respondido básicamente que la privacidad que caracteriza al servicio (con comunicaciones cifradas de extremo a extremo) dificulta tremendamente el poder identificar a las personas que, efectivamente, pertenecen a este grupo.

Otras multinacionales como Google, también están experimentando serios problemas a la hora de reconocer y eliminar automáticamente contenidos generados por los talibanes en plataformas como YouTube y aunque de momento no han emitido una declaración pública al respecto, al ser cuestionados por Reuters han afirmado que su intención es la de suspender aquellas cuentas de las que puedan llegar a sospechar que pertenecen a este grupo.

La peor parte sin embargo se la llevan los chicos de Twitter. La red social de microblogging se ha convertido en un auténtico altavoz para el grupo terrorista y se calcula que más de un millón de personas siguen cuentas en Twitter pertenecientes a miembros de este grupo. Es de sobra conocido, que Suhail Shaheen uno de los portavoces de la milicia, utiliza esta red social para realizar todo tipo de anuncios relacionados con las intenciones de la organización y sigue utilizando la plataforma a su antojo. De hecho, Twitter no tiene una política que impida a los miembros de los talibanes utilizar su plataforma, pero incluso si la tuviera, es justo reconocer que la tarea de moderar este tipo de cuentas puede llegar a ser realmente titánica.

Para muestra, un botón: el día en el que la capital de Afganistán cayó en manos de los extremistas, docenas de nuevas cuentas de propaganda Talibán se crearon en Twitter en menos de 24 horas, “inundando” la red con todo tipo de vídeos y proclamas. Un análisis realizado por el New York Times ha concluido en este sentido, que desde el pasado 9 de agosto tanto en Facebook como en Twitter se han creado más de 100 nuevas cuentas y páginas que mantienen sólidos vínculos con este grupo.

Periodista tecnológico con más de una década de experiencia en el sector. Editor de MuyComputerPro y coordinador de MuySeguridad, la publicación de seguridad informática de referencia.

Lo más leído

Suscríbete gratis a MCPRO

La mejor información sobre tecnología para profesionales IT en su correo electrónico cada semana. Recibe gratis nuestra newsletter con actualidad, especiales, la opinión de los mejores expertos y mucho más.

¡Suscripción completada con éxito!