Conecta con nosotros

A Fondo

DaaS: las mejores alternativas para tu empresa

Publicado el

De ser una propuesta de valor casi exótica en los departamentos de TI de las empresas, en los dos últimos años la oferta y la adopción de soluciones de escritorio como servicio (DaaS) se ha disparado.

Como en tantos otros procesos de transformación digital, la pandemia ha acelerado la implementación de un tipo de soluciones que por un lado, facilitan que los empleados puedan trabajar a distancia y, por el otro, ofrece a las empresas una total garantía de que podrán gestionar sus recursos e información sensible con seguridad.

A diferencia de VDI, que supone que las compañía debe invertir en nuevo hardware en su CPD para poder ofrecer a sus trabajadores nuevas instancias de sus escritorios cada vez que la requieren, en un escenario DaaS es un proveedor externo a la organización el que se encarga de desplegar los escritorios, ofreciéndolos normalmente en una modalidad de pago por uso.

Además de una mayor facilidad de gestión, las empresas que apuestan por este tipo de tecnología acceden a otras ventajas como garantizar una mayor accesibilidad a la información de la empresa (los empleados tan solo necesitan una conexión a Internet para poder trabajar de forma segura), más escalabilidad (las compañías pueden desplegar nuevos escritorios en dos o tres clics), un ahorro de costes (desparece la necesidad de adquirir nueva infraestructura) y una mayor seguridad (todos los escritorios se rigen por las políticas de seguridad de la empresa).

Por supuesto a esta visión optimista del DaaS se le contrapone la necesidad de que los usuarios cuenten con una conexión a Internet de calidad, teniendo presente que no poder conectarse a la red supone que no van a poder trabajar.

Por otro lado, el poner algo tan sensible como el escritorio en manos de un proveedor externo tiene otra serie de inconvenientes que debemos considerar, como cierto «vendor lock-in» del que nos costará salir si suben los precios o las condiciones cambian; el hecho que las empresas en muchos casos siguen necesitando adquirir licencias de software (por ejemplo de Windows) o que no todo el personal IT tiene la formación o la experiencia necesaria para gestionar con agilidad este tipo de entornos.

Teniendo en cuenta todo lo anterior, combinar DaaS con una aproximación más tradicional al escritorio puede ser una gran idea en escenarios de trabajo híbrido, en el que no todos los trabajadores de la empresa se encuentran en una situación de trabajo remoto de forma simultánea. Si nos hemos decidido a dar el paso, estas son algunas de las opciones más interesantes que podemos considerar.

Azure Virtual Desktop

Azure Virtual Desktop se presenta como un escritorio virtual completamente basado en la nube pública de Azure, llegando a los usuarios en una modalidad SaaS.

En Azure Virtual Desktop los usuarios acceden a un escritorio completo Windows 10, optimizado para Microsoft Apps for Enterprise (conocido anteriormente como Office 365 Plus) y es accesible desde cualquier sistema operativo y dispositivo, siempre que cuente con un navegador compatible.

Desde el portal de Azure, el administrador IT de la empresa cuenta con opciones como el poder cambiar la configuración de la red, desplegar nuevas apps o ajustar la configuración de seguridad. Sin embargo no es un proceso precisamente sencillo y «enfrentarse» a la gestión de Azure Virtual Desktop requiere contar con personal realmente experto tanto en el despliegue de escritorios virtuales, como en la configuración de Red y seguridad en la empresa.

Si contamos con esos perfiles, Azure Virtual Desktop ofrece una seguridad de primer nivel y un gran control sobre los escritorios. A cambio, deberemos contratar por separado tanto Azure Active Directory, almacenamiento en la nube y las máquinas virtuales que queremos desplegar… Todo ello lo convierten en una opción muy interesante en muchos casos, pero también muy compleja para las empresas menos expertas.

Citrix Workspace

Compañía pionera a la hora de favorecer el trabajo a distancia, Citrix lleva posicionando soluciones de escritorio remoto (primero en MS-DOS y después Windows) desde 1992. Con décadas de experiencia en este terreno, no sorprende por lo tanto que llegue a las empresas con una solución realmente consolidada y, por su trabajo junto a Microsoft, que funciona realmente bien cuando los ordenadores «cliente» también cuentan con Windows instalado.

Una de sus principales ventajas es que facilita el despliegue de políticas de seguridad contextual de extremo a extremo. Apuesta para ello por un enfoque zero trust, en la que se protege a los usuarios, los grupos de usuarios y la plataforma cliente.

Para conectar el escritorio remoto con su imagen virtualidaza, Citrix utiliza HDX e ICA, dos protocolos propietarios que optimizan el tráfico de red de modo que las aplicaciones más exigentes, como las llamadas en Zoom, sean las que obtengan el mayor ancho de banda.

Pese a ello, una de las quejas más comunes de los usuarios de esta solución es precisamente, la gestión del ancho de red que hace Workspace, que puede derivar en problemas de latencia en el escritorio.

Windows 365 Cloud PC

Toda la complejidad que encontramos en Azure Virtual Desktop desaparece en Windows 365 Cloud PC, la oferta de escritorio como servicio que Microsoft estrenó hace unos meses.

La multinacional lo define como «una nueva categoría de computación personal híbrida», que combina el poder y la seguridad de la nube con la versatilidad y simplicidad de un PC «para mejorar la agilidad y productividad de los equipos y organizaciones».

La compañía promete que el servicio ofrecerá «arranque instantáneo» y una experiencia constante donde quiera que esté el usuario y desde cualquier dispositivo, a través de un navegador web y con total seguridad ya que todos los archivos, aplicaciones y datos se gestionarán en el servicio de almacenamiento Azure de Microsoft.

Para las empresas, es una manera más sencilla y flexible de operar en modelos de virtualización, sin necesidad de implementaciones complejas, al alcance incluso de las empresas más pequeñas. La principal diferencia con respecto a Azure Virtual Desktop, es que mientras que en el primero lo que prima es la flexibilidad y el control total que puede tener la empresa, en el segundo la orientación principal es la facilidad de uso.

VMware Horizon Cloud

VMware Horizon Cloud permite que los usuarios puedan acceder a escritorios virtuales de Microsoft Windows, ejecutándolos sobre la solución cloud que la compañía mantiene en las nubes públicas de sus principales socios: AWS, Azure, Google Cloud o IBM Cloud.

Frente a otros competidores en este segmento, VMware desvincula los componentes del escritorio y de las aplicaciones y los gestiona de forma independiente. A continuación, Horizon los reconfigura y «empaqueta» para ofrecer al usuario exactamente la experiencia de escritorio virtualizado que realmente necesita.

Así, cuando el usuario inicia sesión, puede encontrarse con un escritorio virtual queda demás de su perfil como usuario cuenta las aplicaciones que necesita, desplegadas en distintos contenedores, sin que en realidad estas aplicaciones se instalen en la máquina virtual. Desde el punto de vista del usuario, accede a un escritorio persistente, pero en realidad este se elimina al cerrar la sesión, volviendo a recrearse desde cero una vez se inicia de nuevo.

Amazon WorkSpaces

Sin hacer demasiado ruido, Amazon también está entrando en el mundo del escritorio como servicio. Lo hace con Amazon WorkSpaces, un servicio que se ejecuta sobre una nube privada virtual de Amazon.

En esta plataforma, puede ejecutar escritorios Windows o Linux en una amplia variedad de configuraciones de hardware y almacenamiento virtuales. Los dispositivos se conectan a ella mediante el protocolo de streaming Teradici PC-over-IP (PCoIP) por defecto, o el nuevo protocolo de streaming Amazon WorkSpaces (WSP).

El usuario puede acceder a su escritorio virtual desde cualquier equipo Windows, Linux o Mac, además de los principales dispositivos mobile. Las aplicaciones y los datos son persistentes, por lo que se puede cambiar de facilidad de dispositivo sin perder información.

A diferencia de las ofertas que hemos visto hasta ahora, en la que se factura por usuario y mes, la oferta de Amazon se estructura en torno a las horas de uso… aunque existe la posibilidad de acceder a una tarifa mensual si es el usuario o la empresa la que proporciona la licencia de Windows que quiere utilizar.

Periodista tecnológico con más de una década de experiencia en el sector. Editor de MuyComputerPro y coordinador de MuySeguridad, la publicación de seguridad informática de referencia.

Lo más leído

Suscríbete gratis a MCPRO

La mejor información sobre tecnología para profesionales IT en su correo electrónico cada semana. Recibe gratis nuestra newsletter con actualidad, especiales, la opinión de los mejores expertos y mucho más.

¡Suscripción completada con éxito!