Capacidad óptima de trabajo, qué es y por qué es importante

La capacidad óptima de trabajo es uno de los elementos clave que debemos tener en cuenta a la hora de elegir una impresora, ya que marca el volumen de impresión ideal que es capaz de mantener una impresora.

Normalmente viene expresado en una cantidad determinada al mes, ¿pero qué implicaciones tiene y por qué debe importarme?

Ya tenemos claro el concepto de capacidad óptima de trabajo de una impresora, es la cantidad de páginas mínimas y máximas que puede sacar adelante al mes una impresora de forma óptima. Esto quiere decir que mientras nos movamos en esa franja estaremos aprovechando de forma plena dicha solución de impresión.

Respetar esa capacidad óptima de trabajo es importante porque:

  • No estaremos forzando la impresora al superar los niveles recomendados.
  • No estaremos infrautilizando la impresora al no alcanzar los niveles mínimos.
  • Estaremos disfrutando de una buena relación de coste por página al movernos en sus niveles de trabajo recomendados.
  • La vida útil de la impresora no se verá afectada por las consecuencias de un exceso de trabajo continuado.
  • Por lo general no tendremos que hacer mantenimientos de urgencia ni reparaciones más allá de lo normal.

Si elegimos una impresora que no tiene una capacidad de impresión óptima acorde a las necesidades de nuestra empresa la estaremos infrautilizando o sobreutilizando, y en cualquiera de los dos casos tendremos una ineficiencia clara que acabará por pasarnos factura.