The Wolf: la importancia del eslabón más débil

La seguridad se ha convertido en una de las grandes prioridades de las empresas tras la llegada del GDPR (Reglamento General de Protección de Datos), una normativa comunitaria que ha marcado un avance importante en materia de gestión y tratamiento de datos personales, pero cuando hablamos de seguridad es fácil olvidar que ésta se mide por la fuerza del eslabón más débil, una realidad que HP nos ha recordado con un nuevo capítulo de la célebre serie The Wolf.

Dentro de una red corporativa de trabajo tenemos varios elementos que permiten afrontar con garantías diferentes cargas de trabajo. Ordenadores, portátiles, dispositivos móviles e impresoras son un conjunto de piezas que deben funcionar al unísono como una máquina bien engrasada si queremos conseguir unos resultados óptimos. Todos esos equipos forman parte del núcleo esencial de la empresa y, como dijimos, de su red. The Wolf busca concienciarnos sobre esa realidad.

Atrás quedó aquella época en la que la impresora solo era una herramienta para imprimir. Estos dispositivos se han convertido en equipos independientes y conectados a Internet que ya no necesitan de un ordenador para poder sacar adelante determinadas tareas, y sus posibilidades van más allá de la simple impresión de documentos e imágenes. Todo esto ha marcado un avance importante y ha abierto una nueva etapa llena de posibilidades, pero también ha traído nuevos desafíos.

The Wolf: la impresora y el eslabón más débil

A la hora de proteger la red corporativa de una empresa muchos profesionales suelen centrar el tiro en ordenadores y portátiles por creer que son los dispositivos de mayor riesgo, es decir, los que están más expuestos a infecciones de malware, ciberataques u otros tipos de amenazas. Son una pieza importante, de eso no hay duda, pero no debemos caer en el error de pensar que el resto de dispositivos conectados no importan.

Los cibercriminales siguen buscando nuevas formas de vencer la seguridad de una red corporativa, y en cada intento siempre apuntan al eslabón más débil. Esto quiere decir que si chocan contra un muro infranqueable al intentar infectar los PCs y portátiles de nuestra empresa no se batirán en retirada, sino que seguirán buscando puntos vulnerables para romper la seguridad de la red y entrar. Dado que las impresoras están conectadas a esa red su protección es fundamental, ya que una impresora desprotegida puede acabar convirtiéndose en una puerta de entrada para los cibercriminales.

Este tema es el que ejemplifica a la perfección The Wolf, una serie con la que HP quiere concienciar a empresas y a profesionales del sector TI de la importancia que tiene la impresora a día de hoy en la seguridad de una red corporativa. Una impresora desprotegida representa un riesgo potencial del que debemos ser conscientes, y al que debemos dar la respuesta más apropiada en función de las necesidades de nuestra empresa.

Así actúan los servicios de impresión gestionada de HP

No todas las empresas tienen la misma actividad ni el mismo entorno de trabajo. Crear una política de seguridad totalmente adaptada a las necesidades de cada empresa representa un desafío que puede quedar grande a muchos departamentos de TI, y mantenerlo actualizado y adaptarlo a los cambios que se produzcan puede acabar por desbordarlos.

Los servicios de impresión gestionada de HP tienen clara esta realidad, y por ello ofrecen un conjunto de servicios que no se limitan a optimizar y mejorar el entorno de impresión a nivel de eficiencia, rendimiento, sostenibilidad y costes, sino que además se centran en cubrir de forma plena todos los requisitos de la empresa a nivel de seguridad.

Tras realizar un análisis previo para comprobar el estado de la empresa y de sus dispositivos los expertos de HP elaboran un plan de actuación totalmente personalizado y adaptado a sus necesidades, que será aplicado gradualmente para conseguir una integración perfecta y sin fisuras. Una vez completado el proceso los profesionales de HP harán un seguimiento continuado para ver cómo evoluciona, lo que les permitirá anticiparse a la aparición de puntos ciegos y llevar a cabo las medidas necesarias para mantener una protección plena y adaptada a cada cambio que se produzca en la empresa.

The Fixer es un excelente ejemplo del trabajo que realizan los servicios de impresión gestionada de HP. Como podemos ver en el vídeo además del plan de actuación totalmente personalizado se produce una actualización de los equipos de impresión. Es un movimiento fundamental, ya que las impresoras profesionales HP cuentan con medidas de seguridad integradas que nos protegerán no solo de las amenazas externas, como los ciberataques y el malware, sino también de las amenazas de seguridad a nivel interno, como por ejemplo las pérdidas de documentos expuestos en la bandeja de salida y los accesos de personal no autorizado.