4 de diciembre de 2016

MuyComputerPRO

La escabrosa historia de Silk Road, el mayor mercado on-line mundial de venta de drogas

La escabrosa historia de Silk Road, el mayor mercado on-line mundial de venta de drogas

La escabrosa historia de Silk Road, el mayor mercado on-line mundial de venta de drogas
febrero 05
15:31 2015

Silk Road

Ayer, un tribunal americano declaraba culpable a Ross Ulbricht, el fundador del website Silk Road (Ruta de la Seda) por tráfico de drogas y otros cargos criminales, al ser considerado el cabecilla de una red que realizó ventas de sustancias ilegales por valor de 200 millones de dólares, usando bitcoins.

Durante el juicio, que duró cuatro semanas, se demostró que Ulbricht era culpable de los siete cargos que le imputaban, todos ellos relacionados con el tráfico de drogas, el lavado de dinero y la piratería informática.

Ulbricht se enfrenta a una pena de cadena perpetua y su caso ha generado mucha polémica, ya que muchos acusan al gobierno de querer acotar la libertad de Internet. Después de la lectura del veredicto, Ulbricht se volvió hacia sus partidarios y levantó la mano mientras era esposado. “Ross es un héroe”, le gritó uno de sus fans.

Silk Road estuvo operativa desde enero de 2011 hasta octubre de 2013, cuanto las autoridades procedieron a incautar la página web y arrestaron a Ulbricht en una biblioteca pública, en San Francisco. El arresto fue al estilo Holliwood, ya que era muy importante para los agentes coger a Ulbricht “con las manos en la masa”, por lo que se abalanzaron sobre él impidiendo que cerrara su ordenador, considerado el “centro de mando” de Silk Road.

El treintañero se hacía llamar el “terrible pirata Roberts”, aludiendo a un personaje de la película “La princesa prometida”, del año 1987. La website operaba en la red Tor, que permite a los usuarios comunicarse de forma anónima y usando la moneda digital Bitcoin, que también permitía el total anonimato en cuanto a identidades y lugar de operación.

En el momento en que se clausuró, la website había generado cerca de 213,9 millones de dólares en ventas y 13,2 millones en comisiones. Cuentan en el País que una investigación paralela reveló que el joven había gastado una parte considerable del dinero en ordenar asesinatos.

Ross Ulbricht

Sus familiares y amigos lo consideran “un buen chico”

Mientras que su familia se niega a creer todas estas acusaciones, un antiguo compañero de instituto hablaba así de él: “Es una de las personas menos maliciosas y agresivas que he conocido”. Un antiguo compañero de piso recordaba la ocasión en que salió corriendo a ayudar a una anciana sin hogar que iba en silla de ruedas.

Pero durante el juicio salió a la luz la forma en la que operaba Ulbricht, muy alejada desde luego de la imagen que tenían sus conocidos de él. La website era un bazar donde se podía comprar droga de forma rápida, sencilla y anónima. El usuario compraba, pagaba, y el dinero se quedaba retenido hasta que se confirmaba la recepción del material, Ulbricht cobraba un 15% de comisión y el resto del dinero era para el traficante.

Hace un par de años, la publicación americana Forbes intentó entrevistarlo cara a cara, pero sin éxito, el “Pirata Roberts” (todavía no se sabía quién era realmente) temía por su integridad.

Antes de toda esta historia, Ulbricht era un chico normal, natural de Texas que se mudó a San Francisco en 2012 para ser “asesor e inversionista de empresas”, según su Linkedin. Asistió a la Universidad de Texas, en Dallas, luego fue asistente de investigación en la Universidad de Penn State, haciendo un master en Ciencias e Ingeniería. En su época universitaria fue activista en diversos grupos y siempre se hizo valedor de la libertad, y fue en aquella época cuando comenzó el “negocio” Silk Road, con su inseparable ordenador y utilizando la wifi de varios establecimientos, para no ser detectado. A raíz de que comenzara a utilizar nombres y documentos de identificación falsos levantó la sospecha de las autoridades quienes, si bien en un primer momento no lo relacionaron directamente con la Ruta de la Seda, sí que sirvió para que lo tuvieran en su punto de mira en las investigaciones.

About Author

Elisabeth Rojas

Elisabeth Rojas

Articulos relacionados

Suscríbete gratis a MCPRO

La mejor información sobre tecnología para profesionales IT en su correo electrónico cada semana. Recibe gratis nuestra newsletter con actualidad, especiales, la opinión de los mejores expertos y mucho más.

¡Suscripción completada con éxito!