Conecta con nosotros

A Fondo

Empresas con historia: VMware

Publicado el

Hablar de virtualización es hablar en gran medida, de VMware. Fundada en 1998, la compañía se ha convertido en un “must” de prácticamente todos los centros de datos y son pocas las organizaciones de un cierto tamaño las que pueden afirmar que no tienen ningún producto de esta marca.

Motivos por lo tanto más que sobrados que en un nuevo capítulo de “Empresas con historia”, una sección especial en la que ya hemos repasado casos como los de NVIDIA, Red Hat, Microsoft, Salesforce, Huawei o Nintendo. ¡Comenzamos!

MCPRO Recomienda

Transformación Digital en España ¡Participa y envíanos tu caso de éxito!
Tendencias de inversión TIC en 2021 ¡Descárgate el informe!

De los orígenes a su venta

Como muchas otras compañías tecnológicas, VMware nace como una pequeña startup en la soleada California. Fundada por Diane Green en Palo Alto, tarda menos de un año en atraer a sus primeros 20 empleados y lanzar el primer producto de la firma: Workstation 1.0

No es un producto cualquiera. Hablamos de uno de los primeros que facilita la virtualización, de forma sencilla, de distintos sistemas operativos sobre un PC. Y todo el mundo parece estar deseando probarlo. Tanto que menos de un año después de su puesta en marcha, la compañía ya consigue facturar 1 millón de dólares, apoyada sobre todo por las 2.260 universidades y centros de investigación que adquieren el primer producto de la empresa.

El desarrollo de nuevas tecnologías de virtualización le lleva a la firma a presentar tres años más tarde (2002) ESX Server 1.5. o lo que es lo mismo, su primer hipervisor para una arquitectura (x86) que resultaba especialmente reacia a ser virtualizada. Ese mismo año, registra bajo el nombre descriptivo “#6397242: System and Metido for Virtualizing Computer Systems”, la primera de las más de 1.800 patentes que acabará por desarrollar a lo largo de su historia.

El año finaliza con la presentación de la primera versión de vMotion, desarrollo que por primera vez permite a los usuarios mover cargas de trabajo virtualizadas entre distintos servidores, sin necesidad de “parar” la aplicación que se está ejecutando y el año siguiente repite la jugada con la introducción de vCenter, su primera consola de gestión de máquinas virtualizadas, sentando así las bases principales sobre las que la empresa irá construyendo su portafolio de productos.

Ese mismo año la compañía inicia su expansión internacional con la inauguración de su primer oficina en Reino Unido y no mucho después, ya en 2004, acaba siendo adquirida por EMC, que se hace con la empresa por lo que por entonces ya era una pequeña fortuna: 635 millones de dólares.

vmworld

Del VMworld a la virtualización del escritorio

Ser adquirida por un gigante como EMC le sienta bien a la compañía, que casi para celebrarlo, organiza su primer VMworld. Y no le va mal. Aunque desde luego está lejos de los más de 20.000 asistentes que acabarán por asistir a su VMworld de 2018, no son muchas las compañías tecnológicas que pueden presumir reunir a más de 1.000 personas en el primero de sus eventos.

Ese VMworld marca de alguna forma la madurez de VMware como compañía, que en 2005 ya cuenta con más de 1.000 empleados en todo el mundo y que en 2007, acaba por debutar en la Bolsa de Nueva York a un precio de 29 dólares por acción, cerrando esa jornada inaugural a un precio de 51 dólares por título cotizado (en la actualidad las acciones de la compañía se mueve en torno a los 140 dólares).

Pero pese a que la que ya es una multinacional cierra ese alto con unos ingresos de 1.900 millones de dólares, los inversores no están demasiado contentos con los resultados financieros. Así las cosas, la junta de accionistas fuerza el despido de Diane Greene, su fundadora y CEO, y nombra en su puesto a Paul Maritz. A Maritz le avalaba la experiencia de haber trabajado durante 14 años en Microsoft y en ese momento, estaba liderando la división de cloud computing de ECM. Con la salida de Greene, también se despide de la compañía Mendel Rosenbum, cofundador de la misma y marido de Diane.

La nueva dirección da eso sí, nuevos bríos a la marca que, en 2009, lanza dos productos muy interesantes: su oferta de virtualización de escritorios VDI, que además de PC llega a los dispositivos móviles y la presentación de VMware vSphere, una plataforma de virtualización adaptada a las características propias del cloud computing.

Pat Gelsinger es nuevo CEO y Dell adquiere la empresa

Pese a los pronósticos favorables, Paul Moritz no acaba consolidándose en el cargo y tan solo cuatro años más tarde de su nombramiento, la compañía se plantea la elección de un nuevo CEO. El elegido es Pat Gelsinger. Como Moritz, el pasado de Salinger también está asociado a EMC. En cuanto a Moritz, vuelve a EMC como jefe de estrategia, dirigiendo entre otras cosas el desarrollo de Pivotal como spinoff de la empresa. La decisión acaba resultado, toda vez que en 2020, Gelsinger sigue en su puesto como CEO de la organización.

Es en este año además, cuando empezamos a ver movimientos interesantes en términos de adquisiciones. En primer lugar, la compañía paga 1.260 millones de dólares por la empresa de virtualización de redes Nicira, lo que facilita que VMware entre en el terreno de las redes definidas por software dentro del centro de datos.

Apenas 18 meses después la multinacional adquiere AirWatch por 1.540 millones de dólares, lo convierte esta compra en la mayor de su historia. Con AirWatch, la empresa entra por la puerta grandes del BYOD (Bring Your Owen Device), facilitando a las empresas la gestión de todo tipo de dispositivos de forma remota.

Pero sin duda lo que marca este periodo de tiempo es la que desde luego es una de las grandes operaciones de la industria tecnológica. En 2015, Dell compra EMC, por la que paga nada menos que 67.000 millones de dólares, dando lugar a una nueva familia de empresas que acaban por situarse bajo el paraguas común representando por Dell Technologies.

El futuro de VMware

La adquisición por parte de Dell, no deja de ser traumática para VMware, que encara una reestructuración de plantilla que le lleva a eliminar 800 puestos en el año 2016. Muchos de los altos directivos de la empresa abandonan la compañía y todo el equipo de desarrollo de VMware Workstation y VMware Fusion es desmantelado y los ingenieros de software de esta área son despedidos.

En el área de producto, la compañía intensifica su orientación al cloud y ese mismo año, anuncia un partnership con AWS que le lleva a anunciar “VMware on AWS”, lo que permite a los equipos de TI gestionar sus recursos en la nube, utilizando las herramientas de VMware.

La aventura cloud prosigue un año más tarde con el lanzamiento de VMware PKS, una nueva plataforma que permite a las empresas puedan implementar y operar servicios de contenedores (incluyendo Kubernetes) en VMware vSphere.

En el último año, para VMware se han producido algunas noticias interesantes, como las adquisiciones de Pivotal Software (2.700 millones de dólares) y Carbon Black (2.000 millones). Ambas compañías ya pertenecían de hecho al conglomerado de empresas de Dell, por lo que la adquisición por parte de VMware apunta a nuevas direcciones.

¿Qué direcciones? Pues aunque aún no se dice claramente, los vientos apuntan a que Dell podría estar interesada en vender su participación en VMware, o que incluso, la propia VMware podría recomprarla. En cualquier caso, todo apunta a que en 2021, la compañía cambiará de propiedad y se estrenará en una nueva etapa.

Periodista tecnológico con más de una década de experiencia en el sector. Editor de MuyComputerPro y coordinador de MuySeguridad, la publicación de seguridad informática de referencia.

Lo más leído

Suscríbete gratis a MCPRO

La mejor información sobre tecnología para profesionales IT en su correo electrónico cada semana. Recibe gratis nuestra newsletter con actualidad, especiales, la opinión de los mejores expertos y mucho más.

¡Suscripción completada con éxito!