Conecta con nosotros

A Fondo

Satya Nadella: de los 250 millones por Swiftkey a los 70.000 millones de Activision Blizzard

Publicado el

Microsoft es una compañía voraz, a la que como hemos visto esta semana, no le importa abrir la chequera para seguir creciendo a golpe de talonario. Lo era en la etapa de Ballmer (invirtió más de 5.000 millones de dólares en la adquisición de Nokia) y lo es muy especialmente desde que en 2014, Satya Nadella ha pasado a ocupar la posición de CEO.

Desde que Nadella dirige la compañía fundada por Bill Gates, la multinacional americana ha adquirido nada menos que 105 empresas, especialmente en áreas como el desarrollo de software y cloud computing, software para dispositivos móviles y distintos estudios de videojuegos.

La aventura de Nadella en este último campo comenzó nada más ocupar su nueva posición en la compañía, cuando autorizó la inversión de 2.000 millones de euros para la adquisición de Mojang, compañía responsable del desarrollo del popular Minecraft. A esta compra le seguirían las adquisiciones en 2018 de los estudios Ninja Theory, Undead Labs, Compulsion Games y Playground Games, además de inXile Entertainment y Obsidian Entertainment a finales de ese mismo año. Dos años más tarde desembolsaría más de 8.000 millones de dólares para hacerse con los títulos de ZenixMax Media (Bethesda) para concluir su rally en el sector de los videojuegos al gastarse nada menos que 70.000 millones de dólares en las compras de Activision Blizzard y King.

Pero contábamos que el sector de los videojuegos no es ni mucho menos el único que interesa en Redmond y bajo la tutela de Satya Nadella, los nombres importantes que han pasado a estar bajo el paraguas de Microsoft han conseguido llamar la atención en una amplia variedad de sectores. Estas serían hasta la fecha, sus adquisiciones más destacadas.

Una nueva base para la productividad

Windows Phone 7 primero, Windows Phone 8 después e incluso Windows 10 mobile, demostraron que Microsoft podía hacer muy poco para convencer a los usuarios para que abandonasen iOS y Android y decidieran darle una oportunidad a un nuevo S.O con muy buenas ideas pero que no contaba con el apoyo de los desarrolladores de aplicaciones.

Nadella no tardó en verlo y decidió que una estrategia más inteligente pasaba por llevar algunas de las aplicaciones más populares de la compañía a las plataformas de sus rivales. Para conseguirlo, comenzó por adquirir algunas de las startups de productividad más populares, para después empaquetarlas como propias. Así, sobre la base de la aplicación de correo electrónico Acompli y el calendario Sunrise, desarrolló un nuevo Outlook que pronto ocupó las primeras posiciones en las tiendas de aplicaciones. Y con la adquisición en 2015 de Wunderlist, rediseñó un Microsoft To-Do que hacía aguas por todas partes, para convertirlo en la gran aplicación de gestión de tareas que es en estos momentos.

Un año más tarde la empresa invertiría 250 millones de dólares en la adquisición del teclado virtual Swiftkey y con la compra ese mismo año de la plataforma de desarrollo de aplicaciones Xamarin cimentaba su posición para construir ese futuro Microsoft Phone… de la mano de Samsung.

LinkedIn: una comunidad de mas de 500 millones de profesionales

Hasta 2016, Microsoft no había demostrado tener ningún interés en el mundo de las redes sociales. Como en tantos otros campos, la empresa parecía haber perdido su momento, en favor de competidores como Facebook o Twitter.

Y sin embargo, en un movimiento que llamó la atención porque casi todo el mundo daba por hecho que acabaría siendo Salesforce la que culminaría la operación, la multinacional anunciaba en junio de ese año que pagaría 26.200 millones de dólares por hacerse con LinkedIn, la red social para profesionales más importante del planeta.

Con el paso del tiempo, LinkedIn se ha ido integrando en otros servicios de Microsoft, complementando la oferta de IA a la que por ejemplo acceden los suscriptores de Office 365. Además se ha convertido en un hub de formación on-line y de desarrollo de carrera profesional.

GitHub: la plataforma en la que los desarrolladores quieren estar

Si con LinkedIn Microsoft conseguía entrar con fuerza en el terreno de las redes sociales, hacerse dos años más tarde con GitHub demostraba hasta qué punto la compañía quería tener a los desarrolladores de su lado.

De esta forma, a mediados de 2018, la compañía confirmaba que había invertido 7.500 millones de dólares en la adquisición de uno de los principales servicios de control de versiones, muy apreciado tanto por desarrolladores como por las empresas, en las que su uso ha crecido exponencialmente en los últimos años.

Tal y como prometió Microsoft, GitHub ha seguido manteniendo su carácter de compañía independiente y sigue siendo uno de los espacios de referencia para la comunidad Open-Source. A su vez, muchas de las herramientas que Microsoft pone en manos de los programadores, han crecido en torno a las posibilidades que ofrece GitHub, como puede ser el caso de Microsoft Visual Studio.

Nuance: IA y procesamiento del lenguaje natural

Las interpretación del lenguaje natural o dicho de otra forma, la manera en la que los algoritmos de IA nos entienden y «conversan» con nosotros, forma ya parte del presente de la Inteligencia Artificial y en el futuro, va a jugar un papel cada vez más destacado.

Es así como se justifica la inversión de 19.700 millones de dólares que a principios de 2021 Microsoft hizo para hacerse con el total de los activos de Nuance, compañía conocida entre otras cosas por haber contribuido decididamente al desarrollo de Siri, el asistente inteligente de Apple.

Microsoft y Nuance, que entre su cartera de productos y servicios cuenta entre otros con el software de comunicación mediante reconocimiento de voz Dragon, llevan colaborando desde 2019 en tecnologías para empresas y sectores profesionales con las que, entre otras cosas, los médicos pueden capturar conversaciones de voz de consultas con pacientes e introducir los datos extraídos de ellas en registros médicos electrónicos.

Activision Blizzard: el rey del juego

Lo hemos comentado antes. La adquisición de Activision Blizzard, la mayor de la historia para Microsoft, lo sitúa en una posición de privilegio absoluto en el sector de los videojuegos. Si hasta hace poco tan solo Sony y Nintendo podían competir con Microsoft en este terreno, la adquisición de la «madre de todas las franquicias» amenaza con desplazar a las compañías japonesas a jugar un papel secundario.

Combinado con servicios on-line como Xbox Pass y su cada vez más interesante proyecto xCloud que permite que los usuarios puedan disfrutar de cualquier título sin necesidad de adquirir previamente una consola, la organización consigue un antes y un después en un sector que ya no volverá a ser el mismo.

Periodista tecnológico con más de una década de experiencia en el sector. Editor de MuyComputerPro y coordinador de MuySeguridad, la publicación de seguridad informática de referencia.

Lo más leído

Suscríbete gratis a MCPRO

La mejor información sobre tecnología para profesionales IT en su correo electrónico cada semana. Recibe gratis nuestra newsletter con actualidad, especiales, la opinión de los mejores expertos y mucho más.

¡Suscripción completada con éxito!