Intel trabaja en nuevos procesos de fabricación

procesos de fabricación

La mejora de los procesos de fabricación ha sido una constante los últimos años en el gigante del chip. Intel utiliza hoy los procesos tecnológicos de fabricación más avanzados del sector de procesadores para PC, con los 14 nanómetros estrenados en la plataforma Broadwell.

Pero la industria tecnológica no descansa y por la hoja de ruta mostrada sabemos que Intel contempla nuevos avances en los próximos años. La novedad, llegó del anuncio de la compañía en el pasado Solid-State Circuits Conference (ISSCC) sobre la investigación de nuevos materiales más allá del silicio para el salto a los 7 nanómetros.

El objetivo no es otro que cumplir la Ley de Moore, una ley empírica promulgada por el co-fundador de Intel, Gordon Moore, estableciendo que cada dos años se duplicaría el número de transistores en un circuito integrado. Aunque no es una norma “científica”, la Ley de Moore ha provocado mejoras enormes en la fabricación de semiconductores, en la integración, tamaño, consumo y especialmente en la rebaja de precio de los chips, permitiendo extender el uso de ordenadores personales por todo el mundo.

Intel_procesos_3

El próximo avance en procesos de fabricación llegará con la plataforma Cannonlake de 10 nanómetros a la que Intel tiene previsto saltar en 2018. Un proceso de fabricación que manteniendo el rendimiento permitirá reducir aún más el tamaño de los chips. También el precio de producción y su consumo lo que redundará en una gran autonomía en equipos portátiles y convertibles con estos chips que incluirán la CPU, GPU y controladora de memoria en la misma die, aumentando la integración de componentes y partes del chipset, que ya hemos visto en la última plataforma Skylake.

Intel_procesos_2

Para alcanzar los procesos de fabricación de 7 nanómetros a finales de la década, Intel está investigando otro tipo de materiales, como el arseniuro de indio y galio, en procesos distintos del FinFET actual, nueva litografía y nuevos empaquetados 3D. Sobre esa base, el futuro para la próxima década serían los 5 nanómetros, una tecnología increíble que puede transformar toda la computación tal y como la conocemos.

Antes de ello y para este mismo año, se espera el lanzamiento de Kaby Lake, fabricada en procesos tecnológicos de 14 nanómetros y que sería un punto intermedio entre los Skylake actuales y los futuros Cannonlake, con procesos de fabricación avanzados de 10 nm. Kaby Lake alcanzaría a todos los sectores informáticos comenzando por Kaby Lake-U, los destinados a ordenadores portátiles, convertibles y 2 en 1.

La hoja de ruta (siempre oficiosa filtrada) también muestra el lanzamiento en 2016 de otras plataformas como Apollo Lake, destinados a cubrir la gama baja del mercado con modelos Pentium y Celeron. Para el último trimestre del año llegarían los Skylake-S (variante 4+4c) de los actuales micros para sobremesa y también los Kaby Lake-S, éstos sí renovación completa de Skylake para ordenadores de escritorio.