Cuatro desarrollos clave de Inteligencia Artificial en 2018

Inteligencia Artificial

La Inteligencia Artificial es una de las tecnologías del momento. Una nueva revolución con potencial para transformar cada organización, cada industria y cada servicio público en todo el mundo. En 2018, se deben sentar bases sólidas para su adopción masiva con aumento de popularidad e impacto en muchos aspectos de nuestras vidas “en una manera en verdad omnipresente y significativa”, explica el presidente de Microsoft Asia, Ralph Haupter, en un interesante artículo en el que comenta sus previsiones.

El ejecutivo repasa otros cambios radicales a lo largo de la historia, como la Revolución Industrial o la revolución de los PCs, que surgieron como una combinación de múltiples factores complementarios unidos al mismo tiempo, lo mismo que se espera de la Inteligencia Artificial, una tecnología que no es nueva y se remonta a la década de los años cincuenta cuando Alan Turing, el pionero del cómputo, planteó la famosa pregunta: “¿Las máquinas pueden pensar?”. 

Casi 70 años después, todo indica que por fin se han reunido esa combinación de factores para convertir la Inteligencia Artificial en toda una realidad y con tendencias de innovación que impulsan su aceleración y adopción como:

  • Big Data. La explosión de dispositivos, sensores y objetos conectados a internet ha expandido de manera exponencial la cantidad de datos que el mundo produce. En esta era cada vez más digital, los datos son el “nuevo combustible” – una fuente de valor y ventaja competitiva sustentable.
  • Cómputo en la nube. En la actualidad, cualquier persona que tenga una idea y una tarjeta de crédito puede acceder al mismo poder de cómputo que, de manera tradicional, sólo poseían las multinacionales globales o los gobiernos. El cómputo en la nube democratiza la tecnología y acelera la innovación a una escala global.
  • Algoritmos de software y Aprendizaje Automático. Avances para identificar patrones sofisticados implícitos dentro de los datos. Si los datos son el nuevo combustible, el Aprendizaje Automático tal vez sea el nuevo motor de combustión interna.

“La IA será más generalizada y también menos invasiva que cualquier otra revolución tecnológica previa”, asegura Haupter. En particular, la IA estará integrada de manera transparente en productos y servicios existentes y bien establecidos para mejorar sus capacidades.

En los negocios, la IA será utilizada por la mayoría de las empresas en por lo menos una parte de la cadena de suministro ya sea en investigación y desarrollo, diseño, logística, manufactura, servicio o relación con clientes. La consultora IDC, cree que este año el 40% de las iniciativas globales de transformación digital serán soportadas por capacidades de IA. El ejecutivo ve cuatro desarrollos clave para este año como:

  1. La adopción masiva de IA comienza a partir de 2018: La adopción de IA se elevará en 2018 y más allá cuando las organizaciones comiencen a ver los claros beneficios recolectados por innovadores en IA como MFTBC. IDC predice que las ganancias mundiales de IA pasarán los $46 mil millones de dólares en 2020. En la región de Asia Pacífico, se predice que la inversión en IA crecerá a $6.9 mil millones de dólares para 2021, con una rápida expansión del 73% (CAGR).
  2. Asistentes virtuales omnipresentes: Comenzaremos a ver la adopción de IA a una escala amplia en la forma de chatbots conversacionales de IA en escenarios tanto de consumo como de negocios. De hecho, Gartner predice que para 2020, más del 85% de las interacciones de los clientes con la empresa serán gestionadas sin la interacción de un humano y la IA será la tecnología clave implementada para el servicio al cliente.
  3. Democratizar los datos y la toma de decisiones: En un mundo donde existen más datos que nunca, la capacidad de entregar información de valor significativa de negocios a partir de los datos al máximo número de empleados relevantes se ha convertido en algo de vital importancia. La IA será la tecnología clave para que esto suceda al reunir datos de empleados, aplicaciones de negocios y el mundo.
  4. Construir bases confiables para la IA: Cada vez más, habrá discusiones a niveles gubernamentales e industriales para crear normas y regulaciones formales para el uso de IA. Hemos visto estas discusiones con la aparición del comercio electrónico y la llegada de las tecnologías de nube. Es crítico para la transparencia de las conversaciones públicas y privadas, que estas se lleven a cabo conforme dan forma a la manera en que la IA puede beneficiar a las economías y sociedades en una manera justa, transparente y confiable.