Renovación de impresoras; una mirada a corto y largo plazo

La renovación de impresoras puede ser una excelente forma de optimizar un entorno de impresión, no en vano los nuevos modelos son por lo general más eficientes que los anteriores; cuentan con funciones avanzadas mejoradas, ofrecen un mayor rendimiento y una seguridad reforzada y además suelen tener un coste por página inferior.

Sabemos que la elección de los modelos concretos que darán forma a la renovación de impresoras de nuestra empresa puede ser complicada, y por ello publicamos hace unos días este artículo en el que hablamos de la herramienta dedicada de HP para elegir de forma sencilla las impresoras que mejor se adaptan a las necesidades de nuestra empresa.

También os hemos comentado en artículos anteriores que los servicios de impresión gestionada de HP pueden ser un excelente aliado a la hora de renovar impresoras, ya que realizan un análisis exhaustivo y se ocupan de sacar adelante todas las fases (estudio y análisis, elección de las impresoras, integración y mantenimiento).

Sin embargo a la hora de renovar nuestras impresoras también debemos tener en cuenta algo muy importante, el enfoque que vamos a dar a esa renovación, es decir si vamos a realizar una inversión que queramos mantener a corto o a largo plazo.

Esto es muy importante ya que de ello dependerá las impresoras que tendremos que elegir. Para entenderlo mejor vamos a poner un ejemplo sencillo; tenemos un despacho de abogados que acaba de empezar pero tiene un buen volumen de trabajo y necesita imprimir unas 2.000 páginas al mes.

Si ese despacho quiere renovar sus impresoras haciendo un enfoque a corto plazo su mejor opción serían las impresoras HP OfficeJet Pro. El problema de esa mirada a corto plazo es que si sus necesidades de impresión se incrementan en poco tiempo tendrá que enfrentar una nueva renovación de impresoras, ya que las HP OfficeJet Pro tienen un nivel óptimo de impresión de hasta 2.000.

Haciendo un enfoque a largo plazo ese mismo despacho debería haber optado por las HP PageWide 477dw, que tienen un volumen óptimo de trabajo mensual de 750 a 4.500 páginas al mes. Con esas impresoras podrían amortiguar futuros incrementos en la carga de trabajo sin tener que emprender en poco tiempo otra renovación de impresoras.