Conecta con nosotros

Entrevistas

Oracle: “Quien crea que el CFO es ajeno a la transformación digital está en un grave error”

Oriol Farré

Resp. Preventa de Aplicaciones Financieras para España y Portugal

Oracle

Publicado el

Recientemente tuvo lugar el evento Oracle Digital Day 2018, una jornada en la que esta compañía mostró todo lo qué están haciendo y cómo se benefician sus clientes de las soluciones de Oracle. Durante las sesiones, los portavoces de Oracle compartieron el portfolio de productos y servicios de la empresa con los medios e insistieron en la apuesta total que hace Oracle por ofrecer productos y servicios que se adapten a las necesidades particulares de cada cliente.

Para conocer en detalle todos estos extremos hemos tenido la oportunidad de hablar con Oriol Farré, responsable de Preventa de Aplicaciones Financieras para España y Portugal de Oracle. Oriol lleva trabajando 15 años en Oracle y, en sus propias palabras “prácticamente todo mi bagaje profesional ha estado vinculado a sistemas de gestión financiera”.

MCPRO: Buenos días, ¿cómo ha sido el año 2017 para Oracle en España?

Oriol Farré: Sin entrar en cifras y números que, como sabes, estamos en período de no poder mencionar, el año 2017 fue un año de consolidación de la estrategia cloud. Veníamos de una etapa de transición, con una apuesta muy fuerte que ha hecho Oracle. Y el año 2017 ha sido el año en el que se nos ha reconocido ese esfuerzo, esa transición que hemos hecho.

Grandes analistas como Gartner, por ejemplo, nos han identificado como los líderes, prácticamente en solitario, en el ambito de sistemas de gestión financiera en la nube. Ese reconocimiento que no sólo viene de analistas, sino también de los propios clientes, yo creo que es el gran éxito del año 2017. A partir de ahora partimos de una posición de claro liderazgo. Lo que hay que hacer es asentar este trabajo a lo largo del 2018.

MCPRO: ¿Qué novedades presenta Oracle para este 2018?

Oriol Farré: En el ámbito de las aplicaciones financieras, las novedades vienen por el lado de la innovación en áreas como Inteligencia Artificial, Machine Learning, IoT o tecnologías como la inteligencia adaptativa. Son innovaciones y áreas tecnológicas que hemos visto que han sido adaptadas de forma pionera en el lado del consumidor, de puertas afuera de la compañía, en áreas como el Front Office, Customer Experience o aplicaciones directas para el usuario final. Y desde Oracle estamos invirtiendo en embeber esas tecnologías para el aprovechamiento en el lado del Back-office corporativo.

Buscamos que los usuarios, en los ámbitos financiero, de RRHH y otras áreas de la compañía se beneficien de estas tecnologías de forma nativa en los procesos corporativos. De forma que cuando, por ejemplo, un usuario del departamento financiero tenga que hacer una conciliación contable, se beneficie de la automatización robotizada de procesos, de la Inteligencia Artificial, para hacer más llevadera esa tarea tan tediosa.

MCPRO: Uno de los interlocutores tradicionales entre las empresas y Oracle, y especialmente en el área que gestiona, es el responsable financiero. ¿Qué retos tiene un CFO en el 2018? ¿Qué ha cambiado recientemente y cómo le puede ayudar Oracle?

Oriol Farré: El reto principal es un cambio en las expectativas que tiene delante. Estas nuevas expectativas se deben en gran medida a la digitalización. Muchas veces pensamos que la transformación digital es pura tecnología, y que afecta principalmente al departamento de sistemas. Y sin embargo, cuando hablamos de transformación digital hablamos, por ejemplo, de cambio en los modelos de negocio. Si pensásemos en compañías paradigmáticas o en el proceso de “uberización” del que tanto se habla, compañías como Uber, AirBnB, PayPal, etc. en realidad no han inventado tecnológicamente nada. Lo que han inventado es un modelo de negocio nuevo, usando tecnología que estaba ahí.

“La transformación digital en gran medida es un cambio en modelos de negocio, y quien sabe de modelos de negocio es el departamento financiero. Es el director financiero”

Por lo tanto no es ajeno en absoluto. El CFO es clave en el proceso de transformación digital. Lo mismo sucede con la exigencia de una mayor agilidad para redefinir la estrategia corporativa. Tradicionalmente las estrategias se definían a 3 o 5 años. Se hacía un plan estratégico, un plan director a 3-5 años que quedaba guardado hasta que pasaba ese ciclo. Hoy en día los planes estratégicos, por exigencias del guión (los cambios en el mercado, en nuestros competidores, las circunstancias a las que nos enfrentamos) se tienen que rehacer dinámicamente, de forma constante. Y eso es fruto de la transformación digital, de la nueva economía. Pero una vez más, es el departamento financiero el encargado de rehacer esos planes estratégicos. Las expectativas que penden sobre la persona que ocupa el cargo de CFO son muy diferentes. La exigencia es mayor.

En tercer lugar hablamos también de la generación de valor. La transformación digital tiene un impacto clave en la estructura de capital de las compañías. Hay un cambio de paradigma en la forma en la que las compañías generan valor. Hace 45 años, por ejemplo, el 85% del valor en bolsa del índice SP500 se debía a activos tangibles. Y sólo el 15% se debía a activos intangibles: imagen de marca, capital intelectual, capital humano, goodwill, etc.

“Hace 45 años sólo el 15% del valor del SP500 se debía a activos intangibles. Hoy es justo al revés: el 85% del valor del SP500 se debe a activos intangibles”

En 45 años se le ha dado exactamente la vuelta a la tortilla. Uber, por ejemplo, es de todos conocido que no tiene coches en propiedad. No tiene activos. AirBnB no tiene habitaciones. Pero también es cierto en compañías más industriales pero que también son paradigmáticas de la nueva economía, como Apple por ejemplo. Apple no deja de ser una compañía industrial. Apple lo dice claramente en la parte trasera de sus smartphones: “Diseñado y ensamblado en California”. Pero fabricado fuera. No tienen fábricas. Esa externalización de la cadena de valor hacer que la estructura de capital y el proceso de generación de la compañía sea distinto.

Eso es fruto una vez más de la nueva economía, de la transformación digital. Y de nuevo es el departamento financiero el responsable. Es quien sabe de generación de valor, quien sabe de estructura de capital y quien tiene que liderar ese cambio.

“Aquel que crea que el departamento financiero es ajeno a la transformación digital está en un grave error”

MCPRO: Eso modifica radicalmente el tipo de información y de preparación que tiene que tener un CFO hoy en día. Es decir, además de contar con un sólido background financiero ahora, además, tiene que estar inmerso en todo lo que afecte a su negocio.

Oriol Farré: Del CFO se espera que sea un partner estratégico, un socio estratégico de negocio. Se espera que ayude a mapear la estrategia. Que se siente con el Director General a redefinir esa estrategia y hablar de modelos de negocio. Y por lo tanto, efectivamente, ya no es sólo el responsable de la contabilidad y la tesorería de la compañía, sino que es un agente clave en el devenir del modelo de negocio y la estrategia corporativa. El perfil del CFO, por todo esto, está cambiando. Las expectativas cambian, las exigencias cambian y su perfil tiene que amoldarse.

Estamos viendo directores financieros mucho más sensibles a los cambios tecnológicos. Con una capacidad de comunicación dentro y fuera de la compañía probablemente mayor de la que existía anteriormente. Y equipos financieros, no sólo el CFO, multidisciplinares. Esto es, departamentos financieros donde no todo el mundo es financiero. Y eso exige también del CFO una gestión de equipos multidisciplinares que es diferente a la tradicional.

MCPRO: ¿Existe un nuevo modelo para la coordinación de los directivos del Comité de Dirección (CxO), para la relación entre el CEO, el CFO, el CIO,… ? Tradicionalmente Sistemas era un departamento menor, que ha entrado en el comité de dirección no hace tanto. También surge la figura del CISO por la parte de la seguridad, y en algunos casos también el Data Officer. ¿Existe algún tipo de encaje ideal?

Oriol Farré: Yo no creo que haya soluciones mágicas ni aquí ni en casi ningún sitio. Es algo que está en plena ebullición, y que se está redefiniendo. El papel del CIO, por ejemplo, ha cambiado históricamente. Si pensamos un poco en la historia, el departamento de sistemas nació dentro del departamento Financiero. La informatización de la compañía fue traída por el departamento financiero. Los primeros ordenadores en las compañías se utilizaban precisamente para la contabilidad y las finanzas. Y el departamento de sistemas nació allí. Ese departamento de sistemas ganó importancia y llegó un punto en el que, en casi todas las compañías, tuvo entidad propia, al mismo nivel que el resto de CxO’s.

Estamos viendo, y yo no digo que sea bueno o malo, ni que sea tendencia, pero sí estamos viendo que hay muchas empresas en las que se está haciendo el camino inverso. En las que el departamento de sistemas vuelve a reportar… el CIO reporta al CFO, por así decirlo.

“El CFO ya no es sólo el responsable de administración y finanzas, sino que tiene un papel esencial en la estrategia de la compañía”

Definir dónde se invierte en el área de sistemas, que esa inversión esté alineada con la estrategia de la compañía, que esté alineada con cómo queremos transformar el negocio, con cómo queremos competir es corresponsabilidad, por así decirlo, del director de sistemas y del director financiero.

MCPRO: Respecto a la parte tecnológica de la ecuación, ¿cuáles son las tendencias?, ¿qué está sucediendo ahora mismo en el mercado que ahora mismo sea crítico para los departamentos financieros de las empresas?

Oriol Farré: Como decía antes, una de las claves es la innovación. Aprovechar las nuevas tecnologías e innovaciones como la automatización de procesos, RPA, la Inteligencia Artificial, el Machine Learning, Internet de las cosas, tecnologías como Blockchain. Se habla mucho sobre Bitcoin, pero Blockchain tiene aplicaciones clave en el backoffice financiero. Yo creo que está encima de la mesa saber cómo los directores financieros y las empresas pueden aprovechar estas tecnologías para transformar y gestionar mejor el negocio.

Y para eso hay una clara tendencia. Las compañías vienen utilizando sistemas transaccionales que fueron diseñados hace 20 o 30 años. Los ERPs como los conocemos nacieron en los años 80. Estos sistemas se han ido adaptando sucesivamente a los avances tecnológicos que se han ido produciendo. Pero ha llegado un punto en el que esos avances son tan disruptivos que deja de tener sentido adaptar un sistema diseñado hace 20 o 30 años, diseñado para un entorno empresarial y tecnológico totalmente diferentes de los que tenemos  hoy. No teníamos ni teléfonos móviles, ni portátiles. Adaptar esos sistemas tan obsoletos a las tecnologías tan disruptivas que tenemos encima de la mesa es muy complicado.

“Nosotros creemos que es el momento de que las compañías opten por sistemas de gestión financiera de nueva generación diseñados hoy, no hace 20 o 30 años”

Que estén pensados para el entorno competitivo actual, para las relaciones con los clientes, proveedores y empleados que tenemos hoy en las empresas. Todo este entorno es totalmente distinto del que teníamos hace 30 años. Y sobre todo basadas en la tecnología que tenemos hoy. Por lo tanto estos sistemas necesariamente tienen que traer embebida esta innovación tecnológica.

MCPRO: Históricamente las aplicaciones y los datos estaban ubicados claramente dentro de la empresa, dentro de sus sistemas. Desde hace unos años existe una amplísima oferta de cloud. Aún así, hay determinadas empresas que hasta ahora no se han atrevido a dar ese salto por distintos motivos (normativa, miedos propios de su sector,…). Y ya están asentados varios modelos: on-premises, híbridos o 100% Cloud. En el evento Oracle Digital Day 2018 se incidió bastante en la posibilidad de ir desplazando dinámicamente el modelo de un extremo a otro, ¿qué nos puede decir al respecto?

Oriol Farré: Hay distintas posibilidades, efectivamente. Primero hay que decir que esa reticencia al cloud está siendo cada vez menor. Creo que cada vez hay menos compañías que mantengan esa resistencia al nuevo paradigma. Ya se han dado cuenta de las ventajas y, sobre todo, se están dando cuenta de que no dar ese paso les va a situar en una posición de inferioridad respecto a su competencia. Y es que al final es adaptarse o morir.

Dentro de la oferta de Oracle tenemos los tres tipos de soluciones:

  • soluciones On-Premises,
  • soluciones SaaS,
  • soluciones Híbridas

Y tenemos la capacidad de ayudar a nuestros clientes a hacer el camino al cloud lo más personalizado posible. De forma que tenemos desde clientes muy disruptivos, empresas de nueva generación, casi startups, que hacen un paso al cloud radical, a empresas muy conservadoras, que lo hacen de una forma muy progresiva y muy lentamente. Y ese cambio puede empezar por llevar los sistemas existentes On-Premises a la infraestructura cloud de Oracle. Al final, el sistema de gestión que sigues utilizando es el mismo, sólo que en vez de estar en tu datacenter está en el de Oracle.

Pero damos un paso más y ofrecemos también Software as a Service de nueva generación. La gran diferencia de nuestro SaaS es que no es un sistema diseñado hace 20 o 30 años y que lo hayamos adaptado al cloud, sino que es un software que hemos desarrollado por y para el cloud. Lo hemos desarrollado en base a este nuevo paradigma. Es un software de nueva generación y que lo ofrecemos en modalidad SaaS, en modalidad de servicio, para nuestros clientes.

Este cambio siendo progresivo, se lo ofrecemos a los clientes en distintas opciones. Puedes migrar una parte de tu backoffice, un proceso de gestión concreto o ir más lejos. Si hablamos de un grupo de cierta envergadura, puedes comenzar con una unidad de negocio, con una empresa de la corporación que migre todo su backoffice, y en una fase posterior avanzar a la migración total o completa de todo el grupo.

“No tenemos dos casos iguales, cada cliente de Oracle está abordando el paso a la nube de una forma distinta. Sí estamos viendo que las compañías están convencidas de que es el paso que tienen que dar”

MCPRO: Y… dentro de todo este planteamiento hay una novedad este año que afecta de forma importante a los clientes y es la normativa GDPR. Fundamentalmente afecta a departamentos de Marketing y a los departamentos que tratan directamente con los clientes, pero otros departamentos, como finanzas y recursos humanos también guardan información que se ve directamente afectada por esta nueva normativa. ¿Qué nos puede contar sobre los procesos de adaptación para cumplir con la GDPR?

Oriol Farré: Es un proceso de adaptación que sobre todo afecta a áreas de Ventas y Marketing porque son las que almacenan información de los clientes, Recursos Humanos también en gran medida. Finanzas es un poco más satelital como departamento afectado por la normativa en sí. Lo que pasa es que el departamento financiero engloba el cumplimiento normativo y la gestión del riesgo. Por lo tanto es su responsabilidad el que Ventas, Marketing o RRHH garanticen que se cumple GDPR. Es un enfoque distinto pero Finanzas desde luego que está afectado.

De todos modos, GDPR es un cambio normativo en el que la responsabilidad del cumplimiento es una corresponsabilidad entre el cliente y el fabricante del software. Es decir, no basta con que el software esté certificado para GDPR, que obviamente lo está, Oracle ha dado un paso importante en certificar que nuestros productos cumplen la normativa. Pero hay una corresponsabilidad con las empresas en cómo ese software es implementado y cómo es utilizado. De forma que no es sólo responsabilidad del fabricante, es una responsabilidad compartida y eso es importante que la gente lo tenga en cuenta.

Y ahí es donde el papel del Director Financiero, o el papel del Departamento Financiero, como responsable del cumplimiento regulatorio y de gestión del riesgo es crítico. Son ellos los que supervisan esos procesos, que aseguran que se ponen los pasos necesarios para garantizar que la compañía cumple GDPR.

MCPRO: Por cerrar este bloque, podemos decir que esa solvencia tradicional del departamento financiero puede ser muy beneficiosa en la implantación de GDPR. No es algo que quede en manos de departamentos quizá no tan acostumbrados a ceñirse al milímetro a marcos legales tan estrictos como el que impone la GDPR. Porque incumplir esta norma puede tener consecuencias muy serias. ¿Es una garantía de éxito la implicación del departamento financiero?

Oriol Farré: Así es. Por eso es importante, como decía antes, esa corresponsabilidad. Garantizar que se implementan los procesos y que se ponen los medios para cumplir la normativa. Pero por otro lado disponer de las herramientas (y aquí entra el papel de Oracle) que ayudan a la compañía a ese cumplimiento, que no siempre es fácil. Y que una vez más, éste es uno de los cambios que muestran que adaptar tecnologías históricas o legacy es complicado, mientras que los sistemas de nueva generación lo traen embebido del mismo modo que otros cambios normativos, como el suministro inmediato de información o tantos otros que de forma nativa están incorporados en los sistemas. No ha sido necesario adaptarlos porque han nacido con ellos.

MCPRO: Y para terminar, ¿cómo está España respecto a su entorno en el proceso de transformación digital y en esa redefinición del papel del CFO?

Oriol Farré: No creo que haya una diferencia en la situación en la que está España respecto a los países de su entorno. Incluso de América diría. El paso a la nube es algo que está sucediendo globalmente. Lo estamos viendo en toda Europa. Nosotros nos comparamos con el resto de los países de Europa y vemos que España no está en absoluto en una situación retrasada. En muchos casos está en una situación ventajosa. Estamos viendo una inercia y una predisposición al cambio enorme en todo tipo de sectores. Incluso en aquellos tradicionalmente regulados y más resistentes al cambio como el sector financiero, el sector de los seguros, incluso el sector público. En todos ellos estamos viendo que esa resistencia es cada vez es menor. Y que, por lo tanto, ya se han roto las barreras y la bola de nieve ha echado a rodar. Esto ya no hay quien lo pare.

MCPRO: Una última pregunta. Internamente, desde la compañía, ¿cómo se vivió este paso? El origen de la compañía han sido los sistemas On-premises. Internamente también tuvo que ser un cambio importante. ¿Cuándo empezó y cómo fue este proceso de cambio en Oracle?

Oriol Farré: Es un cambio importante. Hay que decir que Oracle tiene más de 10 años de experiencia en gestión de sistemas cloud. No somos nuevos en esto. Comenzamos proporcionando a nuestros clientes Infrastructure as a Service (IaaS). Más tarde incorporamos Platform as a Service (PaaS). Y llevamos unos años con Software as a Service (SaaS) con una oferta SaaS que efectivamente es fruto de unas adquisiciones que hemos hecho y, por otra parte, de una enorme inversión en I+D para reinventar los sistemas de gestión en base a este nuevo paradigma. Como decía antes, no hemos transformado a martillazos los sistemas de hace 20 años para adaptarlos al cloud sino que los hemos hecho de nuevo. Eso es una gran diferencia con otras compañías.

“Ahora somos una empresa realmente orientada al servicio. Hemos concluido nuestra transformación y yo creo que con éxito”

Además de adaptar nuestra oferta, lo que ha requerido una fuerte inversión, también ha habido un esfuerzo importante por el lado humano para adaptar nuestros procesos. Ese cambio de modelo afecta a todos los estamentos de la compañía: cómo gestionamos los clientes, cómo les damos servicio, cómo gestionamos los procesos comerciales, las implementaciones, el soporte post-venta, las relaciones con los clientes. Todo es diferente a cómo era tradicionalmente. Y ahora podemos decir muy orgullosos que ahora somos una empresa orientada al servicio.

MCPRO: Muchas gracias por su tiempo. Ha sido un placer.

Cerca de un ordenador desde 1980, me sigue intrigando cómo funcionan, para lo que sirven y cómo cambian nuestras vidas, trabajos y la sociedad en su conjunto. Coordino los contenidos de MCPro.

Entrevistas

Interxion: “Este año invertiremos en España más de lo que facturamos”

Interxion es uno de los grandes “players” de la infraestructura de las redes de comunicaciones. Sus centros sirven de punto de conexión entre las distintas redes de los operadores de comunicaciones y las empresas. Hemos tenido la oportunidad de hablar con su Director Gerente en España, Robert Assink.

Publicado el

interxion-robert-assink-opening

Interxion es uno de los grandes “players” de la infraestructura de las redes de comunicaciones. Sus centros sirven de punto de conexión entre las distintas redes de los operadores de comunicaciones y las empresas. Hemos tenido la oportunidad de hablar con su Director Gerente en España, Robert Assink.

MCPRO: ¿Qué es Interxion? ¿Qué lugar ocupa en el mercado?

Robert Assink: Interxion nació con la ola de la liberalización del mercado de las telecomunicaciones en Europa. Interxion surgió para facilitar que nuevos jugadores pudieran interconectarse con las redes de los operadores incumbentes (Telefónica, Deutsche Telekom, British Telecom,…) y facilitar la competencia. Para poder interconectarse en su día, a finales de los 90, principios de los 2000, necesitaban un lugar concreto donde se pudieran conectar, físicamente, una red con otra. Ese fue el nacimiento de lo que se han llamado “hoteles de ordenadores o “housing”. Y muy poco tiempo después, los mismos operadores de telecomunicaciones que instalaban las líneas y conectaban a los unos con los otros vieron la oportunidad de situar más equipos allí mismo. De ese modo creció el modelo. La base de nuestro negocio son empresas de telecomunicaciones que tienen redes de distribución de contenidos. Este es el fundamento de nuestro modelo de negocio.

Interxion nació en este contexto en 1998. Este año cumplimos 20 años. Como curiosidad, sólo un 1% de las empresas que nacen en el mundo llegan a cumplir 20 años. El porcentaje sube hasta el 15-20% si se cuentan las empresas que acaban siendo absorbidas por otras. De este modo, sólo un 1% de las empresas con 20 años son independientes. Nosotros somos parte de ese 1%. Salimos a la Bolsa de New York en 2011. Desde entonces es cuando hemos experimentado el mayor crecimiento, fundamentalmente en los últimos 5 años. De hecho es todo el sector el que ha crecido, promovido por el auge del cloud computing, los servicios digitales para las empresas. En vez de construir tu propio centro de datos (CPD) o comprar un montón de máquinas, muchas empresas compran el servicio de computación en la nube.

“Cloud computing no es otra cosa que un ordenador en casa de un tercero”

MCPRO: La finalidad inicial de Interxion era servir de punto de interconexión, porque en ese momento cada empresa tenía su centro de datos. Lo que querían era hablar pero, en aquel momento, no había centros de datos públicos, y esos han ido surgiendo desde entonces. Y una parte de estos centros de datos ahora están alojados en instalaciones vuestras. ¿Ha sido este el proceso?

Robert Assink: Sí, aunque sobre todo es la parte de red. En su día nació en España Colt, allá por 1998 o 2000. Para que Colt pudiera entregar servicios a otros necesitaba interconectarse con la red existente del operador incumbente (Telefónica), entonces típicamente se cursaba una petición a Telefónica, se rellenaban unos formularios para solicitar la conexión con Telefónica que, ponía todas las trabas del mundo (trámites, papeleos, etc.) para conectar un cable con otro. Llegaban a tardar meses. Esto dio lugar a un emplazamiento independiente para facilitar un lugar independiente para facilitar que, en cuestión de horas, las empresas pudieran interconectarse. En el momento en el que se produjo en España un despliegue de redes para competir con el operador incumbente, empezaron a bajar los precios, a prestar mejores servicios, a dar mejor calidad.

El time to market era muy relevante, cuanto antes captabas un cliente, mejor. La rapidez era importante para tener éxito y para garantizar la supervivencia de las empresas. Nuestro modelo de negocio y el de nuestros competidores consiste en facilitar esto, un elemento imprescindible para la liberalización del mercado de las telecomunicaciones.

interxion-computer-room-01

MCPRO: Entonces, entiendo que en su origen Interxion cumplía una función para hacer crecer la red y ahora ¿se puede decir que una gran parte de la red pasa por Interxion? Es decir, en origen era un jugador sobre esa red de otros y ahora la red está aquí…

Robert Assink: En esto nos puedes comparar con Barajas. Es AENA quien gestiona el aeropuerto de Madrid Barajas, no Iberia. Antiguamente era así, era Iberia quien lo gestionaba. Algo similar sucedía con la red de comunicaciones y Telefónica, que era la propietaria de la red de telecomunicaciones en España. Al liberalizarse ese mercado nacieron otras redes. En Barajas AENA gestiona la infraestructura común, con la que interactúan Iberia, Lufthansa, KLM, British Airways,… Todas las líneas aéreas del mundo llegan allí para recoger o entregar pasajeros.

Además del transporte aéreo, en Barajas también hay parking para vehículos privados, una terminal de taxi, paradas de autobuses, etc. Hay toda clase de medios de transporte para llegar hasta allí o para partir a otro sitio. Puede darse el caso de que Iberia lleve a un pasajero desde Mallorca a Madrid y que allí lo coja Aerolíneas Argentinas y lo lleve a Buenos Aires. Esto en cuanto al transporte aéreo, los pasajeros también necesitan comer, dormir, tiendas en las que comprar, gestionar su equipaje, espacios para diversas actividades,… Aquí el aeropuerto sirve como un contenedor que alberga toda clase de negocios que dan servicio a los viajeros y cada uno de los cuales para a AENA por estar allí.

Como ejemplo, podemos ver la evolución de los ingresos de las compañías que operan aeropuertos en todo el mundo. Sus ingresos relacionados directamente con el transporte aéreo  han subido en los últimos años, no sé, algo así como un 30%, pero los ingresos que han obtenido por la explotación de estos servicios adicionales (tiendas, restauración, servicios, etc.) han crecido como un 300%, unas 10 veces más. Los negocios que están alrededor del viaje en avión han crecido todavía más que el propio negocio del transporte aéreo.

Si trasladamos esto a nuestro mundo, donde el centro de datos sería Barajas, y las líneas aéreas que operan en Barajas serían las operadoras de telecomunicaciones (Telefónica, Jazztel, Telecable, AT&T…) todas las redes internacionales pasan por nuestra casa, entre ellos se interconectan y facilitan la distribución del contenido. Porque no existe ninguna red en el mundo, ni una única red en España que pueda servir el contenido entre todos los posibles puntos de origen y destino.

“Ninguna red lo conecta todo. Siempre es necesario interconectarse con otro”

MCPRO: Todo esto nos lleva a hablar de la estructura que tiene la red en España. Entiendo que en su origen era una red muy básica que conectaba muy pocos puntos, que al proceder del ámbito estatal se gestionaba de un modo centralizado. Ahora se habrá capilarizado muchísimo más, y posiblemente no suceda ya todo en el mismo sitio. Ahora mismo, ¿qué forma, qué estructura tiene la red en España y qué papel juega Interxion en ella?

Robert Assink: Nuestro papel es la interconexión. Ahora en Madrid tenemos el edificio en el que estamos y el colindante (MAD1 y MAD2). Aquí hay más de 100 redes físicas diferentes que se interconectan entre ellas, y sobre esta capa hay otras tantas redes, como la red de fibra oscura, que a su vez venden a otros…

MCPRO: Un momento, ¿puedes aclararnos qué es la fibra oscura?

Robert Assink: La fibra oscura es la red troncal sobre la cual otros operadores montan su infraestructura. Una comparación en la línea de la de los aeropuertos es comparar la fibra oscura con la red de ferrocarril. Imagina la línea Madrid – Valencia, la vía férrea, el camino, sería la fibra oscura. Para iluminar esa fibra, necesitas un tercero, que pone una máquina al comienzo de la fibra y al final de la fibra para “iluminar” la fibra. Pones una tecnología que es la que hace posible que viaje la información. Esto lo pueden hacer un solo jugador o muchos ya que la fibra permite que viajen muchos contenidos al mismo tiempo. Cada uno de estos jugadores ocuparía el lugar del tren, del convoy concreto que transporta viajeros (datos) por esa vía (fibra oscura ya iluminada).

Las redes de fibra oscura son propiedad de las compañías de redes eléctricas, la propia Telefónica, y poco a poco otra gente también está desplegando fibra oscura. Muchas de las zanjas que ves en una ciudad se abren para desplegar este tipo de conexiones. También lo hacen otros tipos de compañías que tienen una conexión física entre dos puntos: canalizaciones de agua, canalizaciones, redes de metro,…

Nosotros somos el punto en el que todas las redes se interconectan. Si volvemos al símil de los aeropuertos, también hemos tenido una época en España en la que se construían aeropuertos regionales para contentar intereses políticos. ¿Cuál era el resultado? Pues que había aeropuertos que no tenían ni pasajeros ni aviones. Si queremos atender las necesidades de los pasajeros, es mejor tener un hub principal y luego otros pequeños con otros medios de transporte, como puede ser el tren de alta velocidad o un tren “normal”, o autobuses, o coches particulares. No tiene sentido construir un montón de aeropuertos grandes.

En el mundo de los datos en Internet sucede algo parecido. Hay unos grandes centros de datos en pocos lugares y luego hay un segundo nivel de conexión que facilita la distribución de contenidos a otros lugares de la Península. Típicamente estos grandes centros de datos para la distribución del este contenido, donde se interconectan la red con el contenido están en lugares donde hay una gran concentración de población. Suele ser en las capitales de los países. En nuestro mundo se empieza a hablar del “Edge”, de dónde está el “borde” de la red. Para un norteamericano este límite está en Europa, pero para un europeo quizás parta de que el centro de Europa es el corazón y el límite sea el Sur de Europa. Si estás en España el corazón es Madrid y el “edge” es Sevilla.

“Todo depende del lugar desde el que lo mires, pero las magnitudes son iguales”

En los EE.UU. se da una enorme concentración de centros de datos en Virginia, donde estamos nosotros y nuestros competidores, pero también otro tipo de empresas de Internet como Amazon, Microsoft, Facebook, Apple,… Los grandes jugadores de Internet tienen allí enormes campus de centros de datos. Pero luego se conectan desde allí con Europa mediante cables submarinos. Los puntos principales de entrada de información y de distribución en Europa son Amsterdam y Reino Unido. Desde Amsterdam luego parten conexiones hacia el resto de Europa.

Ahora hay un cable submarino que va desde Virginia hasta Bilbao, lo han sufragado entre Telefónica, Facebook y Microsoft. Es una ruta alternativa que no va ni por Londres ni por el centro de Europa y conecta directamente con el Sur de Europa. Es una ruta redundante que sirve para cubrir el crecimiento exponencial que se está produciendo en la demanda de conectividad. Asegurar que el crecimiento se puede asumir, y que lo hace de forma fiable, requiere redundancia en las comunicaciones. El crecimiento está siendo tan fuerte que los cables submarinos instalados hace sólo 10 años ya están al tope de su capacidad. Este nuevo cable de Bilbao no puede interconectarse nada más entrar en la Península y se trae hasta Madrid, donde se interconecta con el resto del mundo.

MCPRO: La estructura de la red en su origen entiendo que respondía a la necesidad del momento, todos querían conectarnos a los mismos sitios: Google, Amazon, eBay,… pero con el tiempo imagino que deben estar surgiendo más destinos más cercanos, ¿no es así?

Robert Assink: En el caso de Google, una de sus propiedades es YouTube. Hace años quizá se accedía al centro de datos de Google en Dublín, por poner un ejemplo, o en los EE.UU. Ahora, al tener mucho más contenido y un usuario más exigente, han ido cuidando más la calidad del servicio. Antes tenían una granja de servidores en un único lugar que, en teoría, funcionaba muy bien, para servir a todo el mundo. Claro, si un ordenador de Ciudad Real accedía a un ordenador en Washington o en Virgjnia, tardaba un poco. Y dado que este servicio se financia con la publicidad que ofrece, es importante que tarde lo menos posible en servir los vídeos.

La realidad hoy por hoy es que las grandes granjas de servidores de contenido como las de Google o Facebook para el mundo residencial tienen replicado su contenido para España en Madrid. Si haces una búsqueda de Google verás que accedes a ordenadores que están aquí, en este edificio. Si tu ves un vídeo de Youtube, lo ves desde servidores que están aquí. Si haces algo en Facebook, lo estás haciendo desde servidores alojados aquí. Empresas como Facebook, Google, Netflix tienen aquí sus máquinas para distribuir sus contenidos. La experiencia de usuario tiene que ser excelente, y la velocidad es crítica.

Ahí se mide la calidad de servicio en la latencia, cuanto más baja sea esta latencia, mejor calidad tendrá el servicio de vídeo bajo demanda. Si se va a mostrar un anuncio de, pongamos por caso, L’oreal, y éste tarda 3 segundos en mostrarse y, cuando lo hace, va a saltos, el anunciante no estará nada contento y el consumidor se irá a otro lugar. La exigencia es muy alta y por eso la latencia se mide en milisegundos. Y en el mundo empresarial, por ejemplo en las transacciones financieras, se exige todavía más, la latencia se mide en microsegundos. Esto tiene que ver con la cercanía física. Con una red de fibra óptica, la transmisión de un dato entre Madrid y Londres requiere unos 17 milisegundos. Esto puede ser demasiado para un usuario de Google o Facebook, que son los servicios de Internet más usados. Aquí el límite estaría en unos 10 milisegundos.

Para las empresas, la carga de datos en los servicios de cloud que tenga contratados no tiene un coste elevado, pero sí puede tenerlo la descarga si lleva mucho tiempo, por eso disponer de elevadas velocidades de conexión es importante para empresas con muchas operaciones en el cloud. En el mundo del cloud computing, aunque el proveedor del servicio sea español, puede estar alojado en otras partes del mundo. Internet no es un camino ni muy seguro ni de buena calidad para mover datos por todo el planeta. La alternativa es emplear una red privada de alta calidad a gran distancia (Wide Area Network), pero que tiene un coste altísimo.

Nuestros clientes tienen acceso a servicios cloud de todo el mundo con el alcance de una WLAN pero con los costes de una conexión local. Accedes a unas máquinas que están aquí y, desde aquí, a cualquier otro punto con una red privada pero siempre con el coste de una conexión local, con ahorros de hasta el 70% en la conectividad y con buena calidad. Así es posible acceder a contenidos de la red privada de Amazon. IBM, Microsoft Azure, Google, etc. con todas sus ventajas y sin el inconveniente del coste. Esta es la otra parte de nuestro gran crecimiento de los últimos años: el cloud computing.

MCPRO: La demanda crece a gran velocidad, pero los precios están bajando, sobre todo en la conectividad… ¿Cómo opera una empresa como Interxion en un entorno de alta exigencia en los volúmenes de datos a mover y las latencias exigidas pero en el que al mismo tiempo los precios de la conectividad disminuyen?

Robert Assink: Nosotros ni compramos ni vendemos conectividad. Al igual que AENA no vende billetes hasta ningún destino, nosotros no vendemos conectividad. Lo que hacemos es facilitar que los que ofrecen conectividad lo puedan hacer en las mejores condiciones posibles y que compartan sus infraestructuras. Si hace 20 años querías tener una conexión punto a punto, Telefónica venía y montaba sus equipos en tus instalaciones y luego tiraba un cable hacia su red. Tú pagabas su infraestructura, lo que estaba alojado en tu casa. En este nuevo escenario, Telefónica instala en nuestro centro un equipo similar, pero que sirve para conectar a 100, 1000 clientes. Amortiza su infraestructura entre múltiples clientes. Es un modelo de optimización de costes tanto para los proveedores de conectividad como para las empresas que compran estos servicios. Es casi un mercado perfecto de oferta y demanda en la que hay muchos ofertantes y muchos demandantes que negocian entre ellos.

Esto fomenta que el precio se optimice y, aunque el mundo de la conectividad requiere grandes inversiones, lo amortizan en un plazo X. Obviamente la tecnología va mejorando. Donde antes te daban 64k ahora te dan 600 “megas”, y esto en un contexto en el que las empresas ganan dinero. El mecanismo del mercado hace que el precio sea el óptimo. Es posible que el precio en España sea algo mayor que el que hay ahora mismo en Holanda, en Amsterdam, pero hoy las diferencias son pequeñas. En el año 2000 estas diferencias eran mucho mayores, pero se han acortado enormemente.

Es más, los mismos operadores de telecomunicaciones ya no venden ancho de banda, en casa antes comprábamos la conexión y ya está. Antes teníamos una línea de ADSL por, no sé, 50 euros y ahora te venden la línea de datos de antes pero también las líneas móviles, la televisión, etc. Y la factura ha subido hasta los 100 o 120 euros al mes. Ellos se han reinventado para ofrecer más servicios y seguir ganando dinero en este entorno.

MCPRO: Entonces, lo que inicialmente era un lugar neutro para encontrarse ahora es realmente un mercado. ¿Ponéis algún tipo de limitaciones de acceso o normas? ¿Es un mercado completamente libre?

Robert Assink: No, Nosotros nacimos independientes y seguimos siendo independientes. Es algo sagrado para nosotros. No queremos competir con estos clientes ni favorecer a uno frente a otro. Somos una entidad independiente y, si uno de nuestros clientes quiere hacer negocio con otro, no intervenimos. Nosotros sólo “ponemos la mesa”. Ellos son los que llegan a un acuerdo.

MCPRO: Esta es la parte de negocio. Desde el punto de vista técnico, ¿cómo intervenís en esta conexión? ¿Cada una de las empresas que está presente en vuestro centro aporta su tecnología o tenéis algún tipo de requisitos técnicos?

Robert Assink: Cada cliente trae la tecnología que quiere pero, para que se puedan interconectar tenemos un lugar físico, que se llama el Meet-Me-Room, que es el lugar, la sala en la que se encuentran físicamente, donde están los “patch panels” y se interconectan con un cable. Nosotros cobramos por este “cable”. Ese cable es el que conecta dos elementos técnicos compatibles. Nosotros no vemos lo que pasa por este cable. Ni cuánto pasa ni qué tipo de tráfico es. Es un acuerdo bilateral entre dos partes. Nosotros facilitamos que esto sea posible.

Ahora tenemos entre 8.000 y 9.000 conexiones entre clientes y proveedores. Antes eran 30.000 pero por mejoras en la tecnología, donde antes había 10 cables coaxiales ahora tenemos fibra óptica. Este número sube cada mes, porque sigue habiendo más empresas que se conectan. En los últimos dos o tres años han venido un montón de operadores regionales, que sirven a comunidades concretas en zonas geográficas definidas. Pensemos en situaciones como la población rusa que vive en la Costa del Sol, o los inmigrantes de una nacionalidad concreta en el Levante, o un operador que abastece a dos o tres poblaciones con un total de 50.000 habitantes. Son empresas que conocen muy bien las necesidades de sus clientes, y el contenido concreto que necesitan. Localizan dónde está ese contenido y quién lo vende, y estos operadores locales lo paquetizan para su clientela.

Estos operadores locales necesitan interconectarse y vienen aquí para enlazar con Netflix, con Fox o con el operador que tenga el contenido que su audiencia requiere. Compran el acceso a Internet al operador de telecomunicaciones con el que lleguen a un acuerdo y luego sirven su contenido en su mercado, en la periferia de la Península. Son operadores que hace unos años, con otra estructura tecnológica, no habrían podido ofrecer este tipo de servicios.

MCPRO: ¿Qué tamaño tiene que tener un posible cliente para plantearse trabajar con Interxion?

Robert Assink: Hay operadores que pueden considerarse pequeños pero a los que les interesa venirse aquí y comprar directamente el tráfico y el contenido audiovisual porque aquí están las empresas que lo entregan, y luego ellos lo trasladan por una red que alquilan. Esa mejora en su red les da una menor latencia. Por ejemplo, un cliente de Sancti Petri se viene aquí en lugar de pedirle a un operador de telecomunicaciones que les traslade el contenido allí. Al venir hasta aquí han aumentado las descargas de Netflix de sus clientes en un 40% ya que ahora sí pueden servirlo con calidad. Al venir aquí a recoger el contenido y la red este operador local ha visto como sus clientes pueden tener un mejor servicio. Y estamos hablando de una base de clientes de unos 5.000 hogares, que vienen a ser unas 20.000 personas.

En este ejemplo, el operador local antes tenía un gran coste y era un servicio de lujo, con un enorme coste de conectividad. Ahora, como vino a buscarlo aquí, y compró nuestro servicio de colocation, de alojamiento de equipos, más la conexión con los proveedores de contenidos y la línea que él contrata para llegar a su ubicación, ha conseguido un mejor servicio a un menor coste. Hablamos de una reducción de costes del 35% y con mejor calidad. Estamos pasando de un contexto en el que cada empresa iba mejorando sus líneas de conexión para tener un mejor servicio a un paradigma en el que tiene mucho más sentido instalar máquinas en centros de conectividad como éste. La red deja de ir de extremo a extremo y pasa a tener una estructura de estrella. Deja de ser de uno a uno, ahora la conexión va desde la empresa hasta el centro de conectividad y allí se conecta con todos los servicios que necesita.

MCPRO: ¿Cómo ha evolucionado el tráfico que pasa por vosotros?

Robert Assink: No tenemos cifras del volumen de tráfico, pero sí del número de clientes. Por ejemplo, en los últimos años los clientes de broadcasting han ido creciendo. No necesitan mucho espacio en nuestros centros, pero sí requieren una gran cantidad de conexiones. Estimo que este tipo de clientes se ha multiplicado por 5 desde el 2015. También tenemos clientes que instalan WiFi en hoteles y que aprovechan nuestras facilidades de conectividad.

MCPRO: ¿Cuáles son vuestros principales clientes?

Robert Assink: Poco te puedo decir, la mayoría de los clientes no quieren que se sepa, y no podemos comentarlo por cláusulas de confidencialidad. Pero algunos lo han hecho público como: Amazon, AWS, Microsoft Azure, Google Cloud, Facebook, Apple, Netflix,…

MCPRO: Llegamos al tema estrella: MAD3. ¿Qué nos puedes contar de este tercer centro de conexión en Madrid?

Robert Assink: Tenemos previsto inaugurar este nuevo centro en abril de 2019. Llevamos trabajando mucho tiempo en él y estará listo en menos de un año. MAD3 atenderá a una demanda que crece y crece, debida sobre todo a la necesidad de cloud pública. El despliegue de proveedores de cloud pública ahora está apoyado en centros de datos en el centro de Europa y, también, en Marsella y París. Para atender los requisitos de la legislación y dar una mayor calidad de servicio se van a desplegar en el norte, sur y este de Europa, donde van a crearse infraestructuras muy importantes. Son los grandes nombres de este mercado que están ahora mismo preparando este crecimiento. En cuanto vaya uno, le seguirán los demás. Estamos hablando con todos para atender esa demanda. Gran parte de esta demanda irá al nuevo centro MAD3 complementado con la demanda natural que tenemos todos los años.

MCPRO: Entonces, ¿podemos decir que una parte de la capacidad del nuevo centro MAD3 ya está comprometido?

Robert Assink: Correcto. Todavía no está firmado, pero un porcentaje elevado de su capacidad estará vendido antes de inaugurarlo. Son inversiones muy importantes y que se planifican de forma muy cuidadosa. En el 2017 el grupo Interxion facturó unos 490M€ y se invirtieron cerca de la mitad en Capex (Capital Expenditure) para poder hacer frente a las nuevas demandas de los clientes. Entre el 70% y 80% de la facturación nueva procede de clientes existentes, que crecen con nosotros. Casi todas las empresas de nuestro sector operan de un modo parecido. A un factor de “sticky-ness”. Una vez establecida la relación con un cliente, ésta se mantiene y crece con el tiempo. Como hemos visto, se crea un mercado casi perfecto que facilita el crecimiento. Si crecen los clientes, crecemos con ellos.

MCPRO: De hecho, para que vuestros clientes crezcan, necesitan que vosotros crezcáis. El crecimiento de ambas partes va de la mano.

Robert Assink: Muchas de las negociaciones que tenemos en los últimos años incluyen este elemento. Aumentan sus compromisos actuales si les garantizamos que podremos ofrecerles más servicio el día de mañana, dentro de X años. Nosotros nos comprometemos con estos grandes clientes para seguir ampliando la capacidad. Como decía antes, acabamos de anunciar que invertimos en Europa el 49% de la facturación: 240M€. En el caso de España, este año invertiremos más de lo que facturamos con la construcción del nuevo MAD3.

MCPRO: Has hablado antes de que los centros tienen que estar ubicados en los grandes núcleos de población. Pero, ¿tiene tanto sentido que haya 3 centros en Madrid?

Robert Assink: Retomo la comparación con Barajas de la que hablábamos al principio. Si Barajas recibe más viajeros, ¿tiene sentido construir otro aeropuerto en Pozuelo o es mejor construir otra pista? Los desafíos de la ampliación de capacidad de un aeropuerto no son los mismos que los de los centros de interconexión y por eso, aunque en el mundo aeroportuario puede tener lógica crear un aeropuerto cercano, en las conexiones de internet tendrá más sentido construir un MAD4 en el futuro antes que un BCN1 o un SEV1. Esto tiene que ver con la geografía de España, los tiempos que lleva acceder a los datos existentes en Madrid desde toda la Península son bajos.

Si fuéramos un país más extenso, como los EE.UU. habría que tener tres, cuatro o más hubs grandes. Mira lo que estamos haciendo en el resto de Europa, tanto nosotros como nuestros competidores. En Amsterdam estamos construyendo el centro de interconexión n.10, y en Frankfurt el n.14. En París vamos por el n.8 o 9. Además, los primeros centros en cada uno de estos casos eran cada uno un poco más grande que el anterior, pero cada vez se han hecho más grandes. Los centros más recientes son mucho más grandes que los primeros. El terreno de juego lo marcan la geografía del país, y el crecimiento en PIB y población de los grandes núcleos.

MCPRO: ¿Puedes darnos cifras que sirvan para entender la dimensión de este nuevo centro de conexión?

Robert Assink: MAD3 requerirá una inversión de 44M€, una cantidad que cubre la construcción del edificio y los equipos necesarios para dar el servicio. Es solamente el Capex. A esto habrá que añadirle el coste del equipo humano de mantenimiento y de todos los ordenadores y racks de los clientes que se instalen en él. Tipicamente el edificio físico para un centro de interconexión supone el 10-15% de la inversión. El resto lo ocupan la infraestructura eléctrica y mecánica. La mitad de la inversión se dedica al apartado eléctrico.

“La electricidad es vital en este negocio”

La electricidad que nos suministran nunca es ideal, pero la electrónica a la que alimenta necesita que sea muy estable. Para que esto sea así disponemos de transformadores y sistemas de alimentación ininterrumpida para que el suministro que ofrecemos a nuestros clientes sea perfecto. Esto va apoyado en sistemas de baterías y generadores de backup que son capaces de proporcionar toda la energía en caso de interrupción del suministro. Una parte importante del equipo técnico de nuestros centros se dedica a garantizar la calidad del suministro eléctrico.

Lo que llamamos la Potencia IT serán 5MW, que es la potencia que tenemos disponible en las salas para equipamiento IT, pero el centro necesita algo más del doble. Al final serán 11MW, que es la capacidad de los grupos electrógenos de emergencia. Respecto a la conectividad, aunque es la finalidad de nuestro negocio, no es a lo que nos dedicamos. Es algo que “sucede” en nuestras instalaciones, pero no la proporcionamos nosotros. Como se puede ver, el mundo digital no funciona sin las instalaciones industriales de la “antigua economía”: cables, grupos electrógenos,…

MCPRO: Y ya para terminar, ¿qué datos de negocio puedes darnos de vuestra actividad en España?

Robert Assink: Segmentamos nuestra actividad entre mercados. El más importante es el de los “Big4” (Frankfurt/Alemania, Londres/Reino Unido, Amsterdam/Holanda y París/Francia), que conocemos también con el acrónimo FLAP, que es donde hay más demanda, más competencia y más servicio. Los analistas del mercado comparan estos mercados con el resto para ver cómo evolucionan. El resto de Europa es otro bloque, al que pertenecen Copenhague/Dinamarca, Estocolmo/Suecia, Zurich/Suiza, Viena/Austria, Bruselas/Bélgica, Madrid/España, Marsella/Francia, Dusseldorf/Alemania y Dublín/Irlanda. Como ves, organizamos nuestra actividad por centros de población, por ciudades.

No publicamos datos individualizados, pero nuestra previsión, lo que marca el plan estratégico de 2017, es doblar el tamaño en 5 años. Unos países crecerán más y otros menos. En el caso de España el crecimiento va a ser superior al que hemos tenido en los últimos 18 años. Siempre hemos crecido de forma orgánica, al contrario que nuestros competidores. Nosotros siempre hemos crecido por nosotros mismos, sin adquisiciones. Nuestro principal competidor en Europa es Equinix, que acaba de comprar en España al IT-Coonic, antiguamente llamado Telvent. Y ha realizado múltiples adquisiciones en el resto de Europa. Como referencia, en el primer trimestre de 2017 y de 2018 hemos crecido más que nuestra competencia, siguiendo este modelo de crecimiento orgánico.

MCPRO: Muchas gracias por dedicarnos su tiempo. Ha sido un placer.

Continuar leyendo

Entrevistas

MicroStrategy: “No podemos convertir a todo el mundo en un analista de datos”

Publicado el

Francais

Aunque tiene más de dos décadas de recorrido, conocimos a MicroStrategy hace unos años enarbolando la bandera del Business Intelligence (BI) en los procesos empresariales. Con el paso del tiempo, este concepto se ha ido amoldando poco a poco al lenguaje actual del mercado, convirtiéndose en el Business Analytics del que todo el mundo habla y cuyo significado dota de más sentido al producto de esta compañía: el análisis de datos.

Como cualquier herramienta TIC que se precie, cada cierto tiempo, los de MicroStrategy realizan actualizaciones de su plataforma y celebran diversos eventos con clientes y potenciales clientes para explicar las novedades de la misma. En España, se celebran tres al año, uno en Barcelona y dos en Madrid. Nosotros estuvimos en su último Symposium hablando con François Cadillon, vicepresidente de Ventas para Reino Unido e Irlanda y Sur de Europa de la compañía americana.

MCPRO: Uno de los conceptos que más se está escuchando en la compañía es la de la Empresa Inteligente, ¿en qué consiste?

François Cadillon: La Empesa Inteligente se mide en función de dos ejes relacionados con la analítica:

1 – El número de empleados que acceden a la información analítica. Según el último evento de Gartner celebrado en Londres, los organizadores llegaban a la conclusión de que el 20% de los trabajadores pueden acceder a la analítica de sus empresas para el desarrollo de sus labores y, antes de tomar una decisión, se basan en datos.

2 – La calidad de la información a la que acceden. Nos encontramos con empresas que no tienen conexión entre sus datos, poseen silos de información pero no los comparten versus aquellas con datos muy estructurados y definidos, con información interrelacionada, por ejemplo un financiero que pueda acceder a información sobre ventas y también sobre costes.

En base a estos dos ejes posicionamos a la corporación, hay algunas que están en el camino hacia la Empresa Inteligente pero le faltan empleados con acceso a los datos o la calidad de estos no es buena.

El mapa que hemos elaborado se basa en conversaciones que hemos tenido con clientes en nuestros simposiums, donde reflejamos los retos de la Transformación Digital o los factores que contribuyen a las amenazas de una empresa.

MCPRO: Pero la transformación hacia la Empresa Inteligente no es lo mismo que Transformación Digital, ¿no?

François Cadillon: No hacemos la Transformación pero facilitamos que una empresa que se transforme mecanizando más procesos o generando más datos, ayudamos a facilitar esta transformación aportando respuestas a preguntas de negocio sin necesidad de hacer una profunda reorganizacion de su información.

Lo que hacemos es conectarlos sobre los activos que tienen ya las empresas, es decir, no hay que empezar desde cero después de varios años de datos y manera de hacer las cosas. Conectamos datos entre sí, construyendo la plataforma sobre lo que ya tiene la empresa y logrando, así, cubrir un mayor numero de personas, gente que puede ser de dentro y de fuera (clientes, proveedores) y tratamos de plasmar también los retos a los que se enfrenta la compañía, sobre todo con la llegada de la movilidad, el cloud, el Big Data…

Estas tendencias están en la agenda de muchos CEOs, al igual que están la llegada de empresas disruptivas del sector digital, como las multinacionales IT que están transformando las industrias.

Les comentamos a los clientes que existe una gran variedad de usos, que el uso de los datos está cambiando pero que no podemos convertir a todo el mundo en un analista de datos, por falta de tiempo les tienes que dar los datos muy masticados y en el formato más adecuado para ellos. Si estás en una oficina, por ejemplo, necesitas tenerlos integrado con su sistema financiero. En conclusión, hay que adaptar el tipo de diseño al formato más adecuado.

MCPRO: ¿Hay diferencias entre los conceptos de BI y analítica de datos?

François Cadillon: Lo cierto es que no hay muchas diferencias. Durante muchos años hemos hablado de BI y ahora estamos con el Business Analytics. El primer concepto se usaba como terminología hace unos años y ahora el tema se enfoca más en la parte descriptiva: qué ha pasado, cómo han sido las ventas en el último trimestre por producto, región, país… Antes, la parte del análisis no iba por aspectos descriptivos sino predictivos: tratar de saber qué va a pasar.

Los mundos de los estadísticos y los que trabajaban controlando la gestión y la analítica de datos están convergiendo, de ahí la adaptación de la terminología.

MCPRO: ¿Qué tipo de análisis crees que va a crecer más en los próximos años?

François Cadillon: Va a ir muy marcado por los casos de usos y la adopción que tengan las empresas. Por ejemplo, la llegada del Big Data va a suponer tener una fuente de datos adicional y aporta casos de usos distintos. O la del IoT, que en los caso de las plantas de producción supone dotarles de unos sensores que aporten datos en tiempo real de cómo está funcionando, así podemos trabajar en temas muy críticos en la empresa como pueden ser temas preventivos y evitar una parada de la planta.

Esta tendencia hacia la analítica es importante pero tiene más que ver con el tipo de proyecto. Hasta hace poco, el sector de la manufactura no estaba muy metido en el tema del business analytics como otros (banca, construcción), la conclusión que sacamos es que hay nuevas industrias que están creciendo bastante y, a raíz de esto, cambia el uso que se hace del análisis.

Así que el futuro será mixto, como la vida misma y en la parte descriptiva hay mucho por hacer aún.

MCPRO: Está habiendo un boom por analizar datos automáticamente…

François Cadillon: Sí, hay una gran demanda de recursos profesionales para abordar proyectos de analítica. Creo que estamos viviendo un gran cambio cultural en la capa engagement de las compañías en España.

Aquí hay una evolución, los ejecutivos quieren tomar decisiones con más información y, además, está llegando a las empresas gente formada con estos preceptos. Hay un boom por las matemáticas, las estadísticas, el Big Data, esto es evidente y un universitario que toma la decisión de estudiar esto es probable que tenga un buen futuro.

La analítica no es una moda, porque el uso de datos es infinito y a medida que las empresas están más mecanizadas, aumentará la riqueza de los datos que van a aportar.

MCPRO: ¿Qué se hace con los datos que no sirven?

François Cadillon: Depende. Hay escuelas que dicen que debemos guardarlos porque nunca se sabe si se utilizarán. Existen empresas de IT que dividen entre datos calientes y fríos; los primero son los que más se usan y están alojados en una estructura dedicada para que den tiempos de respuestas muy rápidos. Los datos fríos son los que se consultan periódicamente y están en un entorno de menos tiempo real.

MCPRO: ¿Cómo estáis estructurados vosotros?

François Cadillon: En España somos en torno a las 80 personas, una buena parte consultora pero también tenemos estructura comercial y de soporte. La parte de desarrollo está entre Estados Unidos (donde está nuestra sede), China (donde hay laboratorios) y Polonia, donde hay un equipo bastante grande y donde su gobierno lleva a cabo una política activa de beneficios fiscales e incentivos políticos para las startups.

Por razones históricas teníamos allí un equipo de consultores que daban soporte a clientes en todo el mundo. Hay proyectos mixtos de equipos de varios países y ahora estamos en procesos de contratación de desarrolladores precisamente en Polonia.

 

Continuar leyendo

Entrevistas

HPE Aruba: “Seguridad y networking son dos caras de una misma moneda”

Publicado el

IoT y 5G van a definir buena parte del futuro de la Red. Es una de las cosas en las que más insiste estos días Keerti Melkote, fundador y CEO de HPE Aruba Networks, una de las compañías de networking más potentes del panorama actual. Lo hace en el marco de Atmosphere 2018, uno de los grandes eventos anuales de la compañía, en la que se reúne con industria, clientes y partners. En MuyComputerPro hemos tenido la oportunidad de charlar brevemente con él. Esto es lo que nos ha contado.

MCPRO: En la presentación de esta mañana habéis puesto un foco especial en la falta de seguridad de los dispositivos IoT

Keerti Melkote:  Al hablar de IoT no se suele pensar en términos de seguridad. Al incorporar un dispositivo IoT sea cual sea, sueles pensar en su funcionalidad, las organizaciones no siempre se plantean que puede haber un problema de seguridad asociado. Es una mentalidad que hemos heredados del mercado de consumo.

Sin embargo estamos viendo cada vez más y más ataques. Los dispositivos IoT son blanco fácil para los atacantes. No piensan en securizar la temperatura automática de un edificio por ejemplo, que acabas descubriendo que depende de un sistema basado en Windows 95. Para los cibercriminales descubrir estos objetivos, instalar malware en los mismos y atacar desde ahí es fácil.

MCPRO: ¿Cuál es el impacto que en estos momentos IoT tiene en las empresas?

Keerti Melkote: Hablar en estos momentos de IoT es como hacerlo de Internet. Es un concepto amplísimo que ya impacta o va a impactar a todos los sectores. En lo que conocemos como digital work place es muy fácil ver cómo todo está conectado a Internet y muchos de los sistemas con los que trabajamos a diario son IoT.

Puedes pensar en el retail, en el sector de los restaurantes en el que ya hay empresas que están trabajando con el concepto de cocina conectada, de modo que los vendedores de ese equipamiento pueden monitorizar en tiempo real cómo están funcionando esos aparatos, si fallan o van a fallar…anticipando de esa forma las tareas de mantenimiento.

Y lo estamos viendo en otros sectores también: equipamientos médicos, en la gran industria que cada vez incorpora más sensores inteligentes (para medir temperaturas, vibración, estado general, etc.). Creo que no hay ningún sector que no esté ya “bajo la influencia” de más o menos IoT.

MCPRO: Se habla en los últimos años de cómo el 5G va a cambiar el mundo ¿Lo ves como una amenaza a la conectividad WiFi?

Keerti Melkote: Vemos 5G como una tecnología que complementa el WiFi, no como una amenaza. Creo que tienen capacidades diferentes. En cualquier caso creo que para espacios cerrados, edificios, etc. el WiFi va a seguir siendo la forma de conexión dominante.

5G tiene por supuesto cosas muy buenas, como su gran capacidad. Pero con el 5G también va a cambiar cómo se entrega ese acceso a la Red. Creo que vamos a pasar de un modelo de grandes antenas como hasta ahora, a otro de redes mucho más densas, con muchas más antenas, mucho más pequeñas. Vamos a ver cómo compite ese modelo de múltiples antenas con la fibra que ya hay instalada precisamente en todos esos edificios, y cómo acaba por materializarse efectivamente esa apuesta por el 5G.

Pero incluso si se popularizase mucho 5G, puede que no tuviese capacidad necesaria para atender a toda la demanda que va a haber y que es tremenda en estos momentos. Creo que en un futuro los proveedores van a apostar por una oferta combinada de ambas tecnologías.

MCPRO: Cuando hablamos de networking, ¿de qué forma se consigue dar un valor añadido y se evita que esa conexión se convierta en una commodity?

Keerti Melkote: Si lo observas desde fuera el networking parece sencillo: transportar información de un punto A a un punto B. Pero en realidad, implantar redes de gran capacidad, rápidas y fiables es complicado. Al margen de lo anterior, la gestión que haces de esas redes y la seguridad con la que te conectas, son dos de los aspectos en los que te puedes diferenciar. Cómo haces más fácil gestionar grandes infraestructuras de Red y cómo haces que sean más seguras.

Además hay otra nueva característica que creo que va a ser clave en los próximos años: cómo analizas los metadatos de la información que estás transportando y qué valor extraes: quién se conecta, con qué dispositivos, desde qué sitios, qué servicios está utilizando. Hoy en día esos datos no se están utilizando. Pero creo que vamos a un escenario en el que vamos a tener la oportunidad de recoger esos datos para dar al cliente un servicio de valor añadido.

“La seguridad tiene que estar embebida en cualquier dispositivo, en cualquier aspecto, no importa lo que hagas”

MCPRO: Estamos viendo en estos momentos muchas compañías que empiezan a lanzar tarifas de datos ilimitados. ¿Cómo crees que va a afectar esto a espacios públicos en los que suele haber una oferta de WiFi?

Keerti Melkote: Creo que va a depender del contexto. Creo que si en ese contexto todo lo vamos a hacer es utilizar el correo electrónico, navegar por la web, etc. es posible que no necesitemos nada más que esos planes.

Pero si metemos el vídeo en la ecuación, no creo que vayan a ser suficientes. Si ves vídeo on-line, si haces una videoconferencia y quieres una experiencia de calidad, creo que el WiFi va a seguir siendo el punto de acceso principal. Incluso grandes empresas de telecomunicaciones lo que están haciendo es trasladando mucho de ese tráfico 4G a puntos de acceso WiFi.

Cuando el usuario por ejemplo está viendo un vídeo en su dispositivo móvil, la red simplemente no tiene capacidad para servirlo en condiciones. ¿Qué hacen? Mueven ese tráfico a una red WiFi.

MCPRO: Para terminar… habéis hablado de esa seguridad natural way. ¿Qué es lo que implica para los usuarios?

Keerti Melkote: Los empleados no quieren tener que preocuparse por la seguridad, Simplemente quieren saber que está ahí, que funciona. Como consumidores cuando nos conectamos, no pensamos en la seguridad. Es algo que damos por supuesto. La idea es que la seguridad tiene que estar embebida en cualquier dispositivo, en cualquier aspecto, no importa lo que hagas. Seguridad y networking son las dos caras de una misma moneda.

Ningún consumidor debería tener la capacidad técnica para resolver un problema de seguridad o enfrentarse a uno…es algo que en el futuro daremos por supuesto. No es fácil porque esta idea se contrapone a la de una mayor sofistificación de los ataques, en cómo se dirigen incluso a empleados específicos y que a diferencia de antes, se dirigen a obtener un tipo de información muy determinada.

Pero en este campo nuestra labor es monitorizar y exponer esas vulnerabilidades antes de que el ataque pueda llegar a producirse.

Continuar leyendo

Lo más leído

Suscríbete gratis a MCPRO

La mejor información sobre tecnología para profesionales IT en su correo electrónico cada semana. Recibe gratis nuestra newsletter con actualidad, especiales, la opinión de los mejores expertos y mucho más.

¡Suscripción completada con éxito!