Conecta con nosotros

Noticias

Intel y el rendimiento en portátiles: la diferencia entre estar conectado y funcionar con la batería

Publicado el

Intel

El gigante del chip ha compartido con nosotros un informe en el que analizó el comportamiento de diferentes portátiles equipados con procesadores Intel Tiger Lake, fabricados en proceso de 10 nm «SuperFin«, y otros con APUs Ryzen serie 4000 de bajo consumo, fabricadas en proceso de 7 nm, en varias pruebas de rendimiento cuando se encuentran trabajando conectados a la red eléctrica y con la batería.

El estudio es bastante extenso y tiene un matiz interesante por el que hemos querido compartirlo con vosotros, el hecho de que, efectivamente, un portátil puede perder rendimiento cuando se utiliza con la batería. Esto tiene una explicación, y es que el consumo del equipo se ajusta para equilibrarlo  y aumentar la autonomía, lo que hace que componentes clave como el procesador y la GPU integrada funcionen a menor frecuencia.

MCPRO Recomienda

Transformación Digital en España 20 casos de éxito en 2020
Descubre cómo las empresas se reinventan tras la pandemia ¡Descárgate la guía!
Tendencias de inversión TIC en 2021 ¡Descárgate el informe!

Es importante tener claro que esto no es exclusivo de los procesadores AMD, es algo que ocurre en cualquier portátil actual por esa razón que hemos indicado, y es que al reducir el consumo de energía el rendimiento cae inevitablemente. Sin embargo, en la presentación que Intel ha compartido, muestran unos resultados que indican que los chips Ryzen 4000 de AMD pierden más rendimiento que los Intel Tiger Lake cuando no están conectados y se utilizan con la batería.

Resulta curioso, no obstante, ver que esa máxima no se cumple en pruebas tan fiables, y tan populares, como Cinebench R20, donde los Ryzen 4000U arrollan a los Intel Tiger Lake en rendimiento multinúcleo gracias a sus configuraciones de hasta 8 núcleos y 16 hilos.

Antes de nada, quiero recordaros que los chips Intel Tiger Lake están fabricados en un proceso de muy avanzado y cuentan, además, con un IPC mayor y con un sistema de gestión de los modos turbo y de la alimentación mejorado, lo que nos ayuda a entender la idea que quiere mostrar Intel con este estudio. Ese mayor IPC hace que estos procesadores se vean menos afectados por la caída de las frecuencias de reloj, y a ello debemos unir la menor dependencia multihilo de la mayoría de las aplicaciones que han utilizado.

Por otro lado, está el tema de la alimentación y el ajuste del modo turbo. Según Intel, los chips de AMD reducen los picos del modo turbo e introducen retrasos que, al final, acaban reduciendo de forma notable el rendimiento cuando utilizamos el portátil con la batería, todo en aras de evitar una caída drástica de la autonomía.

Intel no está diciendo ninguna mentira, pero la forma de presentar este estudio hace que pueda ser un poco complicado de entender, y por ello hemos querido hacer esas aclaraciones, ya que no debemos pensar, sin más, que esto significa que los Ryzen 4000U son mucho peores que los Intel Tiger Lake. Sería un error ya que, de hecho, los Ryzen 4000U tienen hasta el doble de núcleos e hilos que los procesadores Intel Tiger Lake, y que esto acaba afectando al consumo y puede perjudicar al rendimiento en aplicaciones que no aprovechan de verdad todo su potencial.

Editor de la publicación on-line líder en audiencia dentro de la información tecnológica para profesionales. Al día de todas las tecnologías que pueden marcar tendencia en la industria.

Lo más leído

Suscríbete gratis a MCPRO

La mejor información sobre tecnología para profesionales IT en su correo electrónico cada semana. Recibe gratis nuestra newsletter con actualidad, especiales, la opinión de los mejores expertos y mucho más.

¡Suscripción completada con éxito!