Primeras SSD 3D NAND de Intel y Micron

Micron

Micron ha anunciado sus primeras SSD 3D NAND. Una tecnología creada en colaboración con Intel que ofrece la memoria flash de mayor densidad de la industria y permitirá producir unidades de estado sólido con capacidad de almacenamiento de hasta 10 Tbytes.

Las ventas de SSD siguen creciendo, confirmando al formato como el gran estándar en almacenamiento especialmente en dispositivos de movilidad, por sus ventajas frente a los discos duros en rendimiento y también por su menor ruido, emisión calorífica y consumo gracias a la ausencia de partes móviles.

Las primeras SSD 3D NAND de Micron se comercializan bajo las series 1100 y 2100. Micron 1100 utiliza memorias flash NAND de 16 nanómetros y un controlador Marvell 88SS1074. Se ofrecerá en formato de 2,5 pulgadas y M-s conectada a la interfaz SATA 6 Gbps.

Ofrecerá velocidades de transferencia de datos de 530 / 500 Mbytes por segundo en modo lectura / escritura y se venderá este mes de julio con capacidades de almacenamiento de 256 GB, 512 GB, 1 y 2 Tbytes de capacidad de almacenamiento.

Micron 2100 será la primera SSD con interfaz PCIe basada en 3D NAND. La compañía no ha ofrecido todos los detalles de sus características pero multiplicará varias veces el rendimiento del modelo conectado a SATA. estará disponible a final del verano con capacidades de hasta 1 Tbyte.

Intel y Micron también están trabajando en las SSD Optane, la unidad de estado sólido de próxima generación basada en la tecnología de memoria 3D X Point, la primera categoría de memoria no-volátil desde el lanzamiento de flash NAND en 1989, con potencial para revolucionar cualquier dispositivo, aplicación o servicio que se beneficie de un rápido acceso a grandes conjuntos de datos.

3D XPoint ha sido desarrollada desde cero por Intel y Micron, combinando las ventajas de rendimiento, densidad, energía, no volatilidad y coste de todas las tecnologías de memoria disponibles actualmente en el mercado.

3D XPoint será hasta 1.000 veces más rápida, tendrá hasta 1.000 veces mayor resistencia que NAND, y será 10 veces más densa que la memoria convencional. Una tecnología revolucionaria que se concretará en las SSD Optane, con lanzamiento previsto en 2017.