Conecta con nosotros

A Fondo

En busca de la energía eficiente o la energía inteligente

Publicado el

Cada 21 de octubre, se celebra en todo el mundo el Día del Ahorro de Energía con un doble objetivo: por una parte, que la sociedad reflexione sobre su consumo energético y, por otra, que adopte una serie pequeños hábitos que redundarán en el bien del planeta. Como ocurre en otros sectores industriales, la tecnología se está convirtiendo en un gran aliado de la energía para lograr esa eficiencia que todos buscamos.

Ya vimos hace unos días en el evento sobre Smart Energy, organizado por Executive Forum, que la reducción de emisiones y una eficiencia energética productiva y sostenible son los pilares fundamentales sobre los que trabaja la evolución de las nuevas tecnologías adaptadas al consumo. Para conocer proyectos concretos y las funciones que realizan herramientas como el Big Data en este importantísimo brazo económico, escuchamos con atención las ponencias del responsable de Marketing y Desarrollo comercial de Endesa, José Carlos Fernández Rey, (al que pudimos entrevistar en exclusiva) y Pedro Tejedor, responsable de Desarrollo de Negocio para el área de Energy Predictive Analytics en el Instituto de Ingeniería del Conocimiento (IIC).

A todo esto hay que añadir el esfuerzo de la administración para adaptar la normativa a las nuevas reglas del juego del consumo energético, a nivel corporativo. A finales de 2016 expiraba el plazo de adaptación del Real Decreto 56/2016, por el que se transpone la Directiva 2012/27/UE relativa a la eficiencia energética, y cuyo objetivo es promover el establecimiento de un marco normativo que desarrolle e impulse actuaciones dirigidas a la mejora de la misma en las corporaciones, a la promoción del ahorro energético y a la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero.

Quedan claras cuáles son las prioridades que organismos y empresas han de aplicarse si quieren que las infraestructuras puedan dar abasto, de una forma sostenible, a las nuevas necesidades que van surgiendo en la sociedad. Al mismo tiempo que se imponen estas iniciativas, y según el II Informe del Comportamiento Energético de las Empresas Españolas de Endesa, es vital un cambio cultural respecto a la energía que promueva un nuevo modelo energético, basado en la generación energética sostenible y en un consumo más eficiente y responsable. No obstante, según estas fuentes, si bien el consumo energético de la Unión Europea en 2015 fue de 80,5 Mtoe, un 18% inferior al del 2005, el de 2015 ha aumentado respecto al año anterior.

¿Qué estamos haciendo mal?

El sector que ha sufrido un mayor incremento del consumo ha sido el de los servicios que, según el informe de Endesa, ha aumentado en un 45% su peso entre los años 2005 y 2015, seguido del sector residencial, que ha subido un 19%. Esto justificaría que las políticas energéticas actuales se focalizaran en estos dos sectores como prioritarios.

Según la compañía española, es necesario que las empresas cambien su comportamiento energético para lograr un desarrollo sostenible y competitivo. De hecho, este vector debería ser considerado un parámetro de competitividad en cualquier planteamiento estratégico, para ello Endesa ofrece tres ideas:

  • La energía económica y limpia es la base de todas las actividades empresariales.
  • Las estrategias se basan en el ahorro de consumo de combustibles fósiles y la reducción de la dependencia de importación de recursos.
  • La mejora energética se observa como beneficio económico y aumento de la competitividad.

endesaSi estos ingredientes se mezclan con soluciones tecnológicas como Big Data, al final el resultado es el de una potente y atractiva receta llamada Smart Energy. “Se trata del uso inteligente de la energía para hacer cosas útiles, ya sea no dejarte una bombilla encendida o canalizar bien la temperatura de una habitación. No se trata de reducir necesariamente la energía, sino usarla bien”, nos contó en exclusiva José Carlos Fernández Rey, responsable de Marketing & Commercial Development B2B / B2G en Enel X, de Endesa.

Al final, el objetivo de la compañía es que sus clientes pasen a ser algo diferente. “Que nos vean como un socio, como un partner que les ayuda a conseguir sus objetivos. Mostrar a nuestros clientes que su beneficio también es el nuestro y la relación comercial es ventajosa por ambas partes”.

¿Qué hace inteligente a la energía?

Sobre el papel, hacer un buen uso de la energía o un uso eficiente (que, al final, es sobre lo que gira el término smart) supone la combinación de varios factores, en la que intervienen tanto el consumidor como la suministradora. En primer lugar, el usuario debe saber cómo consume, dónde tiene que consumir y cuánto; en segundo, ha de usar tecnologías adecuadas, equipos eficientes, bien gestionados operados y regulados. “En tercer lugar, se debe tener una medición continúa de los usos y costumbres para saber, en caso de que haya algún problema (como un parámetro que se desconfigure o alguna necesidad de adaptación en el proceso productivo o en los hábitos), que se pueda gestionar o arreglar para evitar las fugas”, indicó Fernández Rey.

Por último, habría que darle continuidad a todo lo anterior. “La energía no es algo que cojo, lo miro, lo mido y lo dejo tal cual los próximos 20 años. Las tecnologías productivas se cambian cada año porque cada vez hay TI mejores y los propios procesos productivos de las empresas también evolucionan: las fábricas no siempre producen igual, el grado de ocupación de los hoteles no siempre es el mismo, como tampoco lo es la temperatura exterior. Todo se convierte en un ciclo virtual que hay que gestionar día a día. Esto diferencia a la transformación en smart energy y no solo en pagar facturas”.

Todos los pasos anteriores pueden aplicarse tanto al consumo personal como a la de las empresas; no obstante, el concepto smart está más bien ligado al cómo y no al quién. Aunque los datos a nivel europeo arrojan un despunte en el gasto el año pasado, a nivel local, Fernández Rey cree que también existe un amplio grado de mejora en la empresa española, ya que estas han ido implantando medidas de eficiencia, aunque no en el grado en el que debieran. “Lo que sí se ve es que cada vez estamos más concienciados y hay pequeños grados de avance en el comportamiento y en las medidas implantadas. Vamos por el buen camino pero no a la velocidad adecuada”.

Energía as a service

No es lo mismo energía que energía inteligente. Habría que diferenciar, por tanto, entre una máquina que produzca electricidad a una gestión eficiente de esa electricidad. Intervienen tecnologías distintas, ambas necesarias, pero tan diferentes como la noche y el día. Más allá de los aparatos que nos permiten disfrutar de gas, luz o agua, lo que los hace ser inteligentes son los datos (el Big Data) y, por extensión, en Internet de las Cosas.

Estas dos tendencias son las que están revolucionando este sector tan potente en nuestras vidas y en nuestra economía, tanto que, compañías como Endesa están centrando muchos de sus servicios en mejorar algo tan poco relacionado con el producto final como es la gestión de los procesos internos de las empresas.Analizamos cómo te estás comportando, identificando dónde eres mejorable. Vemos a muchas empresas, conocemos los procesos, proponemos las mejoras y ayudamos a su implantación, haciendo seguimiento“, nos contó Fernández Rey, acuñando un nuevo concepto que nos suena ligeramente familiar: energía as a service.

Al final todo esto genera información, como indicó durante su intervención Pedro Tejedor, del IIC. “En los últimos dos años se han producido más datos que en toda la historia de la humanidad, cada segundo producimos millones de ellos“. Y su gestión nos puede ayudar a convertir la realidad, o en este caso la energía, en algo distinto.

Porque es el valor de esos datos lo que va a hacer cambiar las cosas, “podemos tener muchos datos y muy variados, pero la mayoría de ellos no sirven para nada sin sacarles el valor”, indicó Tejedor. Pero, ¿cómo encontrar ese valor para el negocio o para la vida? Existen una serie de pasos que comienzan con entender el problema, pasando por hablar con los expertos, encontrar qué fuentes de datos hay, construir los algoritmos que van a extraer ese valor y, por último, implantarlo en el negocio. “A lo largo de los años hemos visto que esta metodología es simple pero funciona muy bien”.

Tipos de analítica y su aplicación al campo energético

El negocio energético, como cualquier otro, necesita poder anticiparse a lo que va a pasar para rentabilizar sus recursos y dar un servicio óptimo. Esta especie de “bola de cristal” la encuentran en la analítica predictiva, paso previo a la hora de tomar la decisión correcta (o lo que es lo mismo, aplicación de otro tipo de analítica, la prescriptiva). No hay que olvidar que se trata de operaciones donde las empresas se juegan muchísimo dinero en cada paso. Por ello, es necesario utilizar un tercer tipo de analítica, la descriptiva de la realidad del mercado en el que se mueven.

Según un informe de Gartner, la descriptiva es la analítica que más se hace actualmente a nivel mundial (no obstante, fue la primera en aparecer), mientras que la predictiva está creciendo aunque “es la más difícil de hacer“. Esta labor es tan importante porque las energéticas pueden predecir y optimizar su producción, detectar más fraude, conseguir un mejor funcionamiento de las máquinas, reducir del precio de las averías y, sobre todo, adaptar la generación de energía a las necesidades de la demanda.

Sin embargo, como ocurre en muchos otros sectores, el talón de Aquiles del desarrollo de negocio es la falta de talento. El energético es especialmente deficitario en científico de datos, según Tejedor: “esto significa que estamos en un entorno al que todavía le falta mucho por avanzar en la extracción del valor de los datos. Los que conocemos el negocio de las eléctricas sabemos que se lo piensan todo mucho, tienen gran cuidado a la hora de tomar decisiones en su negocio porque está muy asentado, pero que, cuando cogen carrerilla, corren mucho“.

energia eolica

Proyectos a desarrollar usando Big Data

1 – Renovables

Una de las principales áreas energéticas que se ven especialmente beneficiadas con el Big Data es el de las renovables. “No podemos controlar el viento, que sople o deje de soplar, pero podemos predecirlo. Llevamos ya muchos años intentando saber cuál será la producción eólica y hemos conseguido llegar a unos niveles de afinamiento tales que ahora esta energía ha conseguido entrar en los mercados de ajuste, es decir, que tenemos una visión muy fina de lo que va a pasar en las próximas horas”.

A través de sistemas automáticos de predicciones de producción se miden y cruzan datos de los molinos de vientos, generando unas conclusiones que son utilizadas por los agentes de las renovables para poder ir al mercado y vender su producto; además, es lo que necesitan compañías como REE para poder hacer su tasación.

Otra opción es cruzar los datos anteriores con las predicciones de otras empresas, generando lo que se denomina “una combinación de agentes”, consiguiendo una precisión mayor para que la energía eólica sea “lo más beneficiosa posible para todos“.

2 – Detección de fraude

Hasta ahora, para localizar las irregularidades, las energéticas se ayudaban del cruce de diferentes variables numéricas para dirigir campañas de inspección a diferentes sectores. “Con el nivel de fraude que hay hoy en día, este sistema se antoja carísimo e inabordable, además el resultado en cuanto a detección de fraude deja mucho que desear“, indicó Tejedor.

Por eso, es necesario un sistema más eficaz, para “dar más en la diana“, a través del juego de varias analíticas.

3 – Predicción de la demanda

Como hemos visto antes, los datos nos pueden dar predicciones aproximadas sobre lo que va a pasar, algo muy útil para hacer una producción eficiente de la energía. En el corto plazo, esto puede ayudar a hacer una tasación ajustada a la oferta y la demanda, sabiendo de antemano cómo se va a balancear el mercado. “A día de hoy, nos movemos entre una tarifa de tiempo de uso y una tarifa horaria. Para las empresas puede ser muy útil tener una visión horaria en el tiempo de lo que va a pasar“.

A largo plazo, también se obtienen beneficios, ya que las compañías de generación y distribución de energía necesitan saber qué va a pasar para construir una red que nos dé servicio a todos. “Para lograr esto hay que trabajar mucho, ya que cada vez se usa más electricidad y, en algunos puntos, nuestra red está llegando a la saturación“.

4 – El vehículo eléctrico

Ante la más que probable popularización del coche eléctrico a medio plazo, las energéticas tienen que estar preparadas para un aumento de la demanda de suministros. Aunque algunas ya están probando con diferentes tarifas, lo cierto es que aún no saben cómo gestionar esa electricidad. “Hay que prever con antelación cuánto se va a consumir, qué demanda va ha haber para evitar la saturación de la red”.

Al final, y frente a los beneficios de este nuevo medio de transporte, la infraestructura se va a ver afectada “gravemente“, necesitando unos mecanismos de precisión muy certeros para que esto funcione y no haya problemas.

5 – La evolución del IoT

El Internet de las Cosas, además de conectar objetos, es una gran fuente de recopilación de información, algo que no pueden pasar por alto las empresas energéticas ya que, gracias a ellos, de nuevo, se va a conseguir “un control más exhaustivo sobre el consumo y la producción”.

El uso de beacons, drones, etc.. está entrando por la puerta grande en empresas de todos los tamaños porque marca el camino para la eficiencia energética.

Conclusiones

El peso que la energía tiene en la economía de cualquier país, ya que es un pilar básico tanto en el hogar como en la industria, la hacen especialmente interesante para aplicar soluciones tecnológicas que la hagan más eficiente. Bajo el paraguas del concepto Smart, empresas y consumidores deben caminar juntos en aras de equilibrar oferta y demanda, lo que redundará en beneficios para todos: disfrutar más de la energía, evitar la sobrecarga de la red y reducir costes innecesarios.

El Big Data y la analítica, apoyados por hardware como los sensores de IoT  y los drones, son factores claves para lograr una energía más inteligente, ya que son capaces de predecir cuándo, dónde y cuánta se va a necesitar, permitiendo el desarrollo de energías más limpias, como las renovables y haciendo frente, sin problemas, a desafíos como el que planteará, dentro de muy poco, el uso masivo del coche eléctrico.

 

Periodista especializada en tecnologías corporate, encargada de las entrevistas en profundidad y los reportajes de investigación en MuyComputerPRO. En el ámbito del marketing digital, gestiono y ejecuto las campañas de leads generation y gestión de eventos.

A Fondo

Intel cumple medio siglo de historia

Publicado el

Hace 50 años, Robert Noyce y Gordon Moore fundaron la compañía norteamericana Intel con un propósito muy claro: reflexionar sobre lo que se podría hacer para crear un futuro mejor y de una manera sin límites. Una de las reflexiones de Noyce se ha quedado como emblema de lo que ha supuesto la compañía en el mundo de la tecnología: “No te dejes llevar por la historia, ve y haz algo maravilloso”.

Oficialmente, el cumpleaños de la compañía es el 18 de julio y desde MCPRO queremos sumarnos a esta celebración recordando los principales hitos de una empresa vital en el mercado tecnológico y siempre a la vanguardia.

1068

Noyce y Moore registran su nueva empresa bajo el nombre de NM Electronics y ponen al frente a Arthur Rock, como presidente, mientras que Noyce se queda como director ejecutivo y Moore, como vicepresidente ejecutivo.

1969

Aparece la memoria de núcleos magnéticos. “En ese momento, la memoria de los semiconductores costaba alrededor de un dólar, mientras que la memoria interna, un centavo. Todo lo que teníamos que hacer era reducir el coste 100 veces, así tendríamos el mercado“, indicó Noyce.

1970´s

La década de los 70 fue sinónimo de cambio. Intel registró un rápido crecimiento en sus ingresos, crearon nuevas instalaciones en todo el mundo, expandieron sus líneas de producto y su plantilla. Así, el reconocimiento de la industria crecía a medida que lo hacían los logros de la compañía, creando productos innovadores, nuevos procesos y mercados que contribuyeron al desarrollo de innovadoras industrias.

Se crea el eslogan de la compañía: “Intel entrega”. La frase se acuñó para aliviar el temor de los ingenieros a crear productos IT demasiados innovadores que luego no pudieran hacerse hueco en el mercado y se quedaran como meras ideas sobre el papel.

Tras solo dos años en desarrollo, en 1978 Intel lanzó al mercado el microprocesador 8086 de 16 bits, con una velocidad de reloj inicial de 5 MHz, 29.000 transistores y un ancho de línea de circuito de tres micras.

1980´s

Intel, nombrada una de las cinco empresas mejor administradas de Estados Unidos, sale de la recesión económica más fuerte y con nuevos productos. De hecho, en tan solo una década, sus procesadores se incluyen en más de 100.000 productos, iniciando una nueva era de actividad industrial. Así, los microcontroladores están integrados en miles de productos considerados “inteligentes” en los años 80, como los automóviles y los PC (cuya demanda está experimentando un gran auge en esos momentos). Además, la compañía, en colaboración con otras empresas como Xerox y Digital Equipment Corporation, presentan el estándar Ethernet. Otro de los grandes logros de la empresa en esa década es el lanzamiento del primer controlador de red de área local (LAN) y su cambio de enfoque hacia los procesadores.

En 1988, la compañía lanza un microprocesador con el triple de rendimiento que cualquier otro procesador de 16 bits disponible. El 80286, o Intel 286, fue el primero que ejecutó todo el software escrito para sus antecesores, el 8086 y 8088. A fines de 1988, los fabricantes de PC habían vendido más de 15 millones de sistemas basados en 286 en todo el mundo. Un año después, los clientes podían elegir entre una gran variedad de procesadores 486 con diferentes velocidades y diseñados para satisfacer diferentes necesidades de precio y rendimiento.

1990´s

Durante esta década, Intel se centró en el desarrollo de microprocesadores para ordenadores de escritorio para luego transformarse y estar también en otras partes de la industria TI, como servidores, redes y productos de comunicaciones (incluyendo tecnologías inalámbrica con bloques de silicio).

En 1993 nace la marca Pentium con un significado en clave: “pente”, que significa cinco, haciendo alusión al procesador de quinta generación de la compañía. En 1997, Intel anunció la tecnología MMX en la Super Bowl utilizando unos personajes animados que simbolizaban la diversión, el color y las experiencias de audio más completas que llevaba esta nueva tecnología al mercado de los PC.

2000´s

Los años 2000 comienzan con una transición mundial y progresiva a lo digital, atestiguados por el auge de Internet, a finales de los 90, su desarrollo posterior con la expansión del comercio electrónico y el auge de las comunicaciones móviles, que impulsan el crecimiento de la red. Intel optimiza sus operaciones para entregar los “ingredientes” básicos que abastecen la infraestructura de Internet, la industria de la computación y las comunicaciones, así como el valor del consumidor y los segmentos de mercado de alta gama. La informática personal se expande a casi todo tipo de dispositivos electrónicos, transformando a toda la industria en un proceso acorde con la movilidad inalámbrica.

En este contexto nace el procesador Intel Pentium 4, un chip que permite a los usuarios de PC renderizar imágenes tridimensionales realistas en tiempo real y crear películas de calidad profesional para compartir a través da red. También ofrece vídeos en vivo similar a los de la televisión para PC, permientiendo a los usuarios codificar rápidamente música para reproductores de MP3.

En 2001, Intel presenta Itanium, diseñado específicamente para las aplicaciones de estaciones de trabajo de ingeniería y servidores de Internet. Poco después, en 2003, aparece Intel Centrino, cuyo diseño y desarrollo clave tuvo lugar en los centros de diseño de la compañía en Israel.

En 2007, la compañía presenta la tecnología de 45 nanómetros con nuevos transistores que aumentan la eficiencia energética del procesador.

2010´s

Con el cambio de década llega la familia de procesadores Intel Core  i7, i5 e i3, coincidente con el proceso de fabricación de 32 nanómetros (nm) para portátiles, ordenadores de escritorio y dispositivos integrados, una rampa sin precedentes que refleja los 7.000 millones que Intel había invertido unos meses antes.

En 2014, aparece la microarquitectura del procesador Core M, fabricada usando 14 nm y, en 2018, los drones Shooting Star iluminan el cielo durante la ceremonia de apertura de PyeongChang 2018, entrando en el Guinness de los Récords por el vuelo de drones simultáneos.

Foto: Blogthinkbig.com

Continuar leyendo

A Fondo

Por qué es un problema que no haya más mujeres europeas al frente de startups tecnológicas

Publicado el

Un estudio llevado a cabo por TNW muestra datos muy llamativos y hasta cierto punto preocupantes; en toda Europa hay menos mujeres fundadoras de startups tecnológicas que en Silicon Valley. Solo suponen un 15% del total.

De las 726 empresas analizadas, solo 100 fueron confundadas por mujeres. El dato es bajo, pero ¿sorprende? Según el mismo informe tanto hombres (52%) como mujeres (60%) se declararon satisfechos con el equilibro de género en sus puestos de trabajo. Por lo que sí, es muy sorprendente.

Por otro lado, los datos vuelven a tocar en la tecla de la igualdad cuando vemos que aquellas empresas que recibieron financiación de fondos de inversión en Europa, solo un 12% estaban fundadas por mujeres, frente al 88% que fueron creaciones de hombres.

Crunchbase, que analizó los datos en Silicon Valley, concluyó que durante el primer trimestre de 2017, el 17% de las empresas que recibieron financiación estaban fundadas por mujeres y lo peor, este número no ha cambiado desde 2012. Obviamente, no es un problema solo Europeo.

¿Y en España?

Los datos de nuestro país demuestran la realidad europea. Según el Mapa de Emprendimiento de 2017 realizado por Spain Startup-South Summit. Solo un 18% de las empresas que se presentaron al Spain Starutp-South Summit estaban liderados por mujeres. Un punto más que en 2016. Eso sí, los proyectos liderados por mujeres fallan menos, únicamente 3 de cada 10 fracasaron frente al 58% de proyectos fundados por hombres.

A comienzos de este año en El Confidencial analizaron los datos de 18 startups españolas punteras y se encontraron con los siguientes datos: de 18 empresas seleccionadas,  Solo una de la lista está dirigida por una mujer (Tiendeo), solo en dos hay igualdad total en la directiva (Holaluz y Wallapop) y solo tres se acercan al 40% necesario para alcanzar la paridad de género (Idealista, Carto y Destinia).

¿A qué se debe?

Según recoge el Índice Global de Género, Emprendimiento y Desarrollo (GEDI) suspendemos en materia de emprendimiento femenino o, dicho de otro modo, estamos entre los países que “carecen de las condiciones fundamentales para que exista un alto potencial de desarrollo y emprendimiento femenino”. A pesar de que tenemos un buen ecosistema de negocios y un razonable buen acceso a los recursos el nivel de liderazgo femenino es notablemente más bajo que el masculino.

Además,  en el área de nuevas empresas de tecnología (gran porcentaje de ellas son startups) hay un bajo crecimiento femenino. Respecto a esto, encontramos uno de los motivos que seguramente más repercute en la desigualdad de género, y es que según nuestra encuesta el 77% de los fundadores de startups tienen un perfil técnico y claro,  la formación en tales  perfiles técnicos es eminentemente masculina (con un 80%  de hombres según el INE).

En el informe GEDI se destaca también que los mayores problemas que frenan el emprendimiento femenino son la falta de identificación de oportunidades  y la dificultad el acceso al “networking” empresarial.

También se detectó una falta clara de referentes femeninos en el ecosistema startup, pero no tanto porque no existan, sino porque en general no se las conoce.

En una entrevista en Small & Smart, hablaban con María Hidalgo, cofundadora de Nuclio Venture Builder, María Hidalgo lleva media vida emprendiendo.Y es que tras una breve experiencia en el mundo de la banca y tras pasar por algunas agencias de comunicación, pronto comprendió que las startups eran lo suyo. Contaba que es muy difícil encontrar a mujeres emprendiendo en España y ella encuentra los siguientes motivos:

“Generalmente la media de edad para emprender se sitúa entre los 30 y los 35 años y es verdad que esta es una etapa crítica para una mujer. Ponerse al frente de una startup supondría para muchos poner un freno a su maternidad y creo que este es el principal problema que nos estamos encontrando.

En un Nuclio Weekend por ejemplo, de 50 participantes, cuando tengo suerte consigo invitar a diez mujeres. Y siempre que hablo en la radio o en otros foros siempre hago un llamamiento a las mujeres para que vengan a emprender…Pero al final es un trabajo muy sacrificado.

Y yo personalmente creo que hay formas de equilibrar la gestión de tu trabajo con una conciliación familiar, pese a que tienes que tener claro que una startup no es un trabajo de 9 a 18.00. Nosotros consideramos que en todos los proyectos tiene que haber una mujer como cofundadora. Una mujer sí o sí, tiene que estar en el equipo. Pero me cuesta conseguirlas.”

Nombres propios. Los referentes que no se conocen.

Carina Szpilka

Tal vez ella sea la más conocida. Fue durante tres años la directora general de ING Direct y después de ello se embarcó en la aventura del emprendimiento. Es una de las fundadoras de K-Fund, un fondo de inversión especializado en proyectos tecnológicos que tengan su sede en España. Se diferencian de muchos otros fondos de inversión en que se implican de forma total con las compañías por las que apuestan. Invierten tanto en rondas de capital semilla como en series A. Carina es además presidenta de Adigital,asociación española de economía digital. También es miembro del Consejo Asesor para la Innovación en la Justicia impulsado por el anterior ministro de Justicia, Rafael Catalá.

Carlota Pi, fundadora de HolaLuz

Carlota Pi

Carlota Pi se ha convertido desde hace unos años en un quebradero de cabeza para las eléctricas españolas. Es la fundadora de HolaLuz, una ya no tan pequeña eléctrica que se presenta como alternativa al lobby de empresas que tradicionalmente se han repartido el mercado eléctrico y lo hacen ofreciendo “Energía 100% verde y 100% demostrable”.

En su entrevista con El Confidencial declaraba que dejó su anterior empresa porque era imposible ser madre y buena profesional a la vez. “Como fundadora de una compañía joven tengo la responsabilidad de montar algo del nuevo mundo, no una empresa igual de la que salí. Entiendo que estas empresas no tienen esa sensibilidad porque los fundadores no son mujeres. Pero los conozco y creo que es cuestión de abrirles los ojos”.

Carlota Pi recibió el premio Dona TIC 2016 en su modalidad de Emprendimiento, un galardón creado como llamada de atención sobre la necesidad de contar con un mayor plantel del de mujeres en el sector tecnológico.

Master en Métodos Matemáticos para Mercados Financieros por la Politécnica de Catalunya y Executive Master Business Administration (EMBA) por la Universidad de Navarra, su trayectoria profesional se inicia en el gigante alemán de suministro eléctrico RWE, en el que ocupa diversos puestos durante cuatro años.

En Nexus Energía es nombrada directora de Desarrollo de Negocio, posición que ocupa durante otros cuatro años. En enero de 2011 funda HolaLuz. Los últimos 14 años ha desarrollado también funciones docentes en el instituto de formación continua IL3 de la Universidad de Barcelona.

Diana Morato

Diana Morato es la general manager de Deliveroo en España. Pero antes de entrar en la compañía británica, ya venía con el traje de startup puesto. Diana ha sido directora general de Zipcar y también ha estado implicada en el desarrollo de negocio de Fon y sus famosas Foneras. Durante el primer año al frente de Deliveroo, la empresa experimentó un crecimiento exponencial del 650% mediante la construcción de un sólido equipo de más de 80 personas.

Eva Martín Villaro

Eva Martín es cofundadora de Tiendeo, probablemente la mayor empresa de distribución de catalógos de nuestro país. Actualmente la empresa cuenta con más de 150.000 tiendas activas y casi un millón de usuarios reciben periódicamente su newsletter. Actualmente Eva ocupa el puesto de directora general y de operaciones de la compañía. Su empresa destaca en el análisis del Confidencial por tener un mayor número de mujeres en puestos de dirección.

Nuestra estructura es plana y gente con la misma posición tiene el mismo salario”, apunta la CEO de Tiendeo. “Pero sí es cierto que cuando hacemos la revisión anual quienes más exigen son los chicos. Las chicas no, no sé por qué. Yo tampoco lo hacía: valoraba más aprender. Y cuando los chicos exigen más, es fácil como jefa caer en la tentación de ‘bueno, se lo subo al que más me molesta con esto’. Hacemos el esfuerzo consciente de no caer en eso”.

Todos estamos de acuerdo en que estaría genial que hubiera más mujeres en tecnología, porque la diversidad aporta mucho”, añade Martín, de Tiendeo. “Quizás en pequeñas empresas no son tan necesarias, porque la meritocracia nos pone a todos en el mismo sitio y por experiencia somos igual de buenas. Las cuotas sirven para un cambio de mentalidad, para acelerar algo en lo que estamos de acuerdo, pero que es frágil y necesita asentarse bien”.

Lupina Iturriaga

Lupina Iturriaga es la fundadora y directora de Fintonic, una de las primeras fintech de nuestro país. Fintonic revoluciona la historia de la gestión de las finanzas en el ámbito cotidiano, ya que hace accesible, divertida y fácil la gestión de las finanzas personales a todos los públicos. Su App muestra en un mismo espacio la información financiera de todos los bancos y tarjetas de sus usuarios.

En una entrevista con MuyPymes, Lupina contaba el gran éxito que está teniendo Fintonic. “Contamos con una base de más de 400.000 usuarios activos. Y este año la mitad de nuestra base ha tenido un cargo duplicado, bien en una comisión, un restaurante, etc. En este caso les damos una funcionalidad que pueden comunicar directamente con el banco si se han producido estos cargos duplicados. Tras publicar la aplicación en  2014, hemos conseguido colocarnos a nivel de usuarios activos como la sexta entidad financiera con más usuarios de España“.

En este artículo de Small & Smart podrás encontrar muchas más y tal vez te sorprendas.

¿Solo pasa en startups?

No, la escasez de mujeres se podría aplicar a todo el ámbito tecnológico. Pero es especialmente llamativo en el canal IT. En un especial, Verónica Cabezudo, directora de MuyCanal, llamaba la atención sobre las pocas mujeres que en España están al frente de empresas de canal. Por eso llamó la atención el nombramiento de Carmen Muñoz Álamos como directora general en Exclusive Networks, ella vuelve a mencionar los problemas de conciliación con los que se encuentran las mujeres cuando quieren acceder a puestos directivos.

“Existen diversos factores como la crisis laboral que ha aumentado la brecha salarial u otros de tipo cultural”. El mayor problema, según la directora general del mayorista, “radica en la dificultad para conciliar vida personal y vida laboral”.

Imagen principal Photo by Clarisa Guerra on Unsplash

Segunda imagen Photo by LinkedIn Sales Navigator on Unsplash

Continuar leyendo

A Fondo

¿Qué es la nube híbrida y por qué no paras de oír hablar de ella?

Publicado el

A estas alturas nadie duda que el cloud computing ha llegado para quedarse. Poco a poco, las ventajas inherentes a su naturaleza han motivado que muchas empresas, incluso las de sectores que poco o nada tienen que ver con el tecnológico, hayan decidido dar el paso hacia infraestrucuras más flexibles, seguras y escalables.

Sin embargo, no todas las nubes son iguales; hace no tanto tiempo, el CIO que considerara mover cargas de trabajo críticas a una nube pública podía ser acusado de temerario, alegando la falta de control que suponía dejar el recurso más valioso de cualquier compañía – los datos – en manos de no se sabe quién. Esta situación era especialmente relevante en sectores muy regulados, como el financiero, el energético o la Administración.

Poco a poco, la tendencia ha ido cambiando y cada vez más empresas optan por la nube pública. Según los últimos números de la consultora Gartner, la facturación asociada al cloud público aumentará un 21,4% durante este año, alcanzando los 150.000 millones de euros en cifra de negocio.

Los proveedores líderes en cloud híbrido en el cuadrante de Gartner.

Es en este punto donde irrumpe la nube híbrida, un concepto que sin ser nuevo sí está viviendo una explosión comercial por combinar lo mejor de la nube pública y privada y considerarse el paso intermedio ideal para compañías a las que el “salto” hacia un cloud público puede resultar arriesgado.

Así, cada vez son más las empresas que descubren las virtudes de una composición híbrida, en la que parte de la carga se mantiene on premise y el resto se traslada a servicios de nube pública, aprovechando así las ventajas que ofrecen estos en múltiples aspectos. Un escenario común es aquel donde el centro de datos y la parte más crítica de nuestros procesos se mantiene protegido y controlado, mientras resolvemos el resto de nuestras necesidades con soluciones en la nube pública. En este artículo abordamos el concepto de nube híbrida y explicamos por qué es un concepto cada vez más relevante en el mundo empresarial.

¿Qué es la nube híbrida?

Una nube híbrida es la combinación de uno o más entornos de nube pública y privada, de tal forma que las organizaciones empresariales se benefician de las ventajas que proporcionan los dos tipos de infraestructura cloud. Así, se dispone de un conjunto de recursos virtuales gestionados por software de administración y automatización que permite a los usuarios acceder a lo que necesiten.

Aunque el concepto de nube híbrida pueda dar la idea de conjunto, es importante destacar que los entornos de nube pública y privada que forman la nube híbrida son entidades únicas e individuales. Una interfaz de programación de aplicaciones (API) es la encargada de transferir recursos y cargas de trabajo de una nube a otra, manteniendo en el cloud privado las cargas de trabajo más críticas y aprovechando el potencial de la nube pública para optimizar costes.

¿Cómo funciona?

Hay muchas formas de desplegar una nube híbrida, pero la base fundamental de todas ellas es la interoperabilidad. Sin capacidad de contacto entre las dos infraestructuras pueden existir nube pública y privada y ser utilizadas por la misma organización, pero no se puede considerar un cloud híbrido.

Las nubes híbridas tienen varios puntos de contacto, controlados por una API, y se componen de soluciones software encargadas de controlar y administrar la migración de cargas de trabajo, el despliegue de recursos, la integración entre plataformas y la ejecución de aplicaciones.

Además de la interoperabilidad y la capacidad de control, la escabilidad es una característica inherente a una nube híbrida que puede crecer de forma horizontal (scale out), añadiendo unidades de procesamiento en función de las cargas de trabajo, y vertical (scale out), liberando más recursos a las unidades de procesamiento ya existentes.

La nube híbrida puede escalar en horizontal o en vertical.

¿Qué ventajas tiene?

La frase “lo mejor de los dos mundos” suele acompañar a cualquier material relacionado con la nube híbrida, dado que proponen la combinación de las ventajas de la nube pública y privada en una solución única. Sus ventajas más relevantes derivan de su naturaleza mixta:

  • Mayor control, dado que la organización puede mantener cargas de trabajo críticas bajo infraestructura privada.
  • Flexibilidad, tanto por la naturaleza escalable de la nube híbrida como por los recursos que puede aportar el cloud público.
  • Optimización de costes, solo se paga por los recursos que se utilizan y cuando son necesarios.
  • Sencillez, dado que no es una trancisión completa a la nube pública y se puede realizar una migración gradual y controlada, en las etapas que sean necesarias.

¿Qué inconvenientes debería tener en cuenta?

Aunque la nube híbrida viene a resolver muchos de los problemas que plantean las infraestucturas basadas en un cloud solo público o privado, su adopción no está exenta de retos que deben ser tenidos en cuenta. Estos son algunos de los más relevantes:

  • La disponibilidad de servicios y capacidad de proceso de las cargas de trabajo no críticas depende del proveedor de servicios en la nube.
  • Los datos recorren distintas instancias (públicas, privadas o ambas) hasta llegar a su destino, lo que puede aumentar los riesgos de seguridad.
  • La centralización de la administración y gestión de la nube híbrida puede provocar dependencia tecnológica de un proveedor.
  • La compatibilidad entre infraestructuras es una cuestión crítica y puede plantear un cambio en las herramientas y soluciones que no todas las empresas están dispuestas a asumir.
  • La conectividad, como en cualquier infraestructura cloud, juega un papel fundamental. Con una nube híbrida no solo es importante garantizarla dentro de nuestra organización, sino también con la parte pública de nuestra nube.

¿Cuándo debería plantearme el paso a una nube híbrida?

No hay dos organizaciones iguales y, por tanto, no tiene sentido establecer una recomendación sin caer en generalidades. Sí es un dato objetivo que el mercado de la nube híbrida va a más y cada vez más compañías confían en una solución con muchas ventajas, pero no exenta de riesgos.

De esta forma, el responsable de cada compañía debería plantearse algunas cuestiones antes de decidirse a dar el salto a un cloud híbrido, sea cual sea la infraestructura que se está usando en este momento. Esta son algunas de las preguntas que pueden resultar de utilidad:

  • ¿Para qué y cómo se va a usar la nube híbrida durante los próximos dos años?
  • ¿Qué servicios de nube pública utiliza la compañía y es imprescindible o rentable mantener?
  • ¿Qué plataformas on premise es necesario conservar?
  • ¿Cómo se va a integrar la nube híbrida con las cargas de trabajo actuales?
  • ¿Utilizamos tecnología estándar de fácil adaptación a nube híbrida? ¿En caso negativo, cómo y cuánto nos costará adaptarla?
  • ¿Qué competencias serán necesarias para pasar a trabajar en un entorno cloud híbrido?
  • ¿Qué va a suponer la dependencia del proveedor tecnológico que nos proporcione el cloud?

Continuar leyendo

Lo más leído

Suscríbete gratis a MCPRO

La mejor información sobre tecnología para profesionales IT en su correo electrónico cada semana. Recibe gratis nuestra newsletter con actualidad, especiales, la opinión de los mejores expertos y mucho más.

¡Suscripción completada con éxito!